Menu
Menu

Reseña “A menos de cinco centímetros” en Libros que hay que leer

Libro a menos de 5 milimetrosFuente: Libros que hay que leer

No es un secreto que me gusta la novela negra y el thriller. Es rara la novela de este tipo que no me atraiga de primeras. Ésta me atrajo fuertemente así que decidí leerla. Ya os adelanto que me ha gustado
Éstas son mis impresiones

Marta Robles
Marta Robles es escritora y periodista. Ha recorrido una impresionante trayectoria en prensa, radio y televisión, jalonada con prestigiosos galardones en todos los medios.
Es autora de varios ensayos, biografías y novelas y en 2013 fue la ganadora del premio Fernando Lara con Luisa y los espejos.

Argumento
Una novela de alta graduación, erótica y violenta, para lectores audaces
—Ese olor…¿son violetas? Nunca había conocido a nadie que llevara el perfume a juego con el color de los ojos.
Marta Robles hace su primera incursión en la novela negra por la puerta grande, con una ambiciosa obra coral, con dos pilares clásicos, el detective desencantado y la femme fatale, en torno a los que pivota una trama muy turbia que se desarrolla en múltiples escenarios.
La mujer es Misia Rodríguez de Rothman, la bella y sensible esposa de un magnate del mundo de la comunicación, que cae fascinada por Artigas, el escritor de más éxito del momento, cosmopolita, mujeriego y con un punto cínico.
Y el detective es Roures, un ex corresponsal de guerra a quien, después de varios años dedicado a la investigación de infidelidades y tras perder la énesima batalla de su vida, le toca empezar de nuevo desde una modesta buhardilla de Malasaña. A él acude la joven Katia Kohen con un sorprendente convencimiento: Artigas no sólo mató a su madre, de quien fue amante, sino que ha asesinado al menos a otras tres mujeres.

Impresiones
Roures es un detective privado, otrora corresponsal de guerra a quien Katia Kohen, una joven argentina, encarga que investigue a Armando Artigas, el escritor español de moda. Katia cree que Armando asesinó a su madre quien, además, era su amante. Y que no es la primera vez que asesina a una mujer pues al menos otras tres mujeres, que fueron sus amantes, murieron de forma aparentemente fortuita pero, en su opinión, se trató de asesinatos encubiertos. Por otro lado, tenemos a la bellísima Misia Rodríguez, mujer de Rothman, un magnate de la comunicación que posee una de las editoriales más fuertes del país y una enorme fortuna. Misia es una lectora compulsiva y Armando publica en la editorial de su marido. Obviamente, llegarán a conocerse.

“A menos de cinco centímetros” es un thriller con un importante contenido metaliterario. Prácticamente todos los personajes tienen algo que ver con el mundo de los libros: o bien son escritores, o bien editores, o bien lectores compulsivos. Sin duda, un punto a favor para los que nos consideramos devoradores de libros a quienes, normalmente, nos gusta leer sobre otros lectores o sobre el mundo de la escritura, o de la edición… En este caso, nos acercaremos a él por la puerta grande pues Armando no es sólo un escritor de éxito que puede vivir de sus novelas, es que puede vivir a lo grande gracias a ellas pues ha llegado a ser millonario. Rothman no es un pequeño editor, ni mucho menos: su editorial es una de las más grandes y él ha amasado una gran fortuna. Y Misia no sólo tiene libros: tiene una biblioteca con la que todos los lectores soñamos.

Y es que en esta novela no sólo la literatura tiene un importante papel, también lo tiene el mundo del lujo. Muchos de los personajes son ricos y bien posicionados socialmente y las referencias a marcas de lujo son frecuentes. He leído algún comentario en la red que tacha este aspecto de frívolo; no lo considero así, en absoluto. De hecho, me han gustado mucho estas referencias porque entiendo que sirven para dibujar el escenario en el que transcurre la historia. Lo mismo que cuando el crimen se da en un ambiente marginal toleramos que el escritor describa la chabola en la que viven los personajes, la basura de los alrededores, los harapos que visten, la suciedad que lo inunda todo…., cuando el crimen ha tenido lugar en un ambiente de lujo, las referencias a marcas, hoteles de cinco estrellas, coches de lujo, etc… no son superfluas ni frívolas sino necesarias. El crimen puede tener lugar en cualquier escenario y en cualquier clase social. Simplemente, cambian los métodos utilizados y los motivos que mueven al asesino, pero el crimen se da tanto en los ambientes más sórdidos como en los más lujosos. Además de que creo que estas referencias contribuyen a dibujar el escenario, personalmente me gustan. Aunque no me mueva en ese mundo, me gusta y conozco más o menos todas las marcas y lugares que cita la autora. Que no pueda ir mañana a comprarme un Chanel no significa que no me gustaría hacerlo (vamos, que si queréis regalarme un 2:55 os estaré eternamente agradecida).

Lo dicho entonces: la escenificación me ha parecido muy buena. Me ha permitido hacerme una idea cabal del ambiente en el que se mueven los personajes y, al describir, por ejemplo, las ropas que visten, las habitaciones de los hoteles en los que se alojan, etc…, he podido visualizar las diferentes escenas.

En esta novela tenemos tres personajes principales. La investigación corre a cargo de Roures, antes periodista, ahora detective privado. Un detective un poco en la línea clásica de las novelas de intriga: solitario, recién abandonado por su mujer, cínico, de vuelta de todo… Por otro lado tenemos a Armando Artigas, un escritor de mucho éxito, tanto de ventas como de crítica. Un hombre muy atractivo que vive solo sin quererse comprometer con nadie; por ello, sólo mantiene relaciones con mujeres casadas y mayores que él. Y finalmente tenemos a “ella”, a Misia Rodríguez. Una mujer muy bella, madre de dos hijas mayores, casada, con un pasado a cuestas, lectora compulsiva. Una mujer que no ama a su marido pero que le respeta por lo mucho que le ha dado; se podría decir que le ha salvado la vida.

Los personajes están bastante bien perfilados. No se pueden decir que sean personajes amables. Artigas me ha caído fatal por su prepotencia . Roures me ha dado un poco igual, ni bien ni mal. La que más me ha gustado es Misia y eso que en el fondo es una mujer “mantenida” que no ama a su marido y se casó por él por razones que no tienen nada que ver con el romanticismo y que, para más inri, le va a engañar. Aún así, creo que es difícil no empatizar con ella: no es una mujer arrogante, no se le ha subido ni el dinero ni la belleza a la cabeza, es una mujer triste y melancólica y, como esas femmes fatales de las películas en blanco y negro, tiene “algo” que hace que te pongas de su parte.

Junto a estos tres protagonistas tenemos otros secundarios muy interesantes también, como Katia, el marido de Misia o el ayudante de Armando. De todos ellos llegaremos también a saber ciertas cosas… (y ahí lo dejo).

Conocía a Marta Robles de su faceta televisiva. Poco porque apenas veo la tele y si la he visto alguna vez en algún programa hace muchos años de eso. Pero de lo poco que conozco, la verdad es que tenia una imagen de ella de mujer formal y profesional. Por eso he acudido al libro sin prejuicios. No me suelen atraer los libros escritos por famosos; tampoco es que los rechace sin más pero lo que tengo claro es que no leeré un libro porque quien lo ha escrito salga en la televisión; lo leeré si me dice algo de primeras. Y me he encontrado con un libro escrito con una prosa sencilla pero elegante, con una estructura bien armada y una historia interesante que contar. Y, en definitiva, una novela que me ha entretenido mucho. En la novela hay bastante diálogo lo que hace que la lectura resulte fluida. La autora se adapta a la forma de expresarse de los diferentes personajes, siendo más delicada en algunos casos (por ejemplo cuando habla Misia), adoptando un acento argentino cuando habla Katia, endureciendo el lenguaje cuando es necesario (incluso incluyendo alguna palabra o frase un tanto soez si se tercia)… Al final, los diálogos resultan creíbles y se leen con gusto.

La novela es muy visual y es fácil imaginarse las escenas que describe. Una de las cosas que más me ha gustado es cómo va perfilando la relación entre Misia y Armando. Él es un hombre que va a por todas y que está acostumbrado a salirse con la suya. Ella una mujer en cierta forma encerrada en un caparazón, o en una urna de cristal, que no tiene ninguna intención de engañar a su marido –al que no ama pero sí respeta- pero que se siente atraída por el escritor. Vemos sus dudas, su atracción, la forma en la que se controla…; ha sido bonito ver la forma en la que va evolucionando. Por otro lado, no estoy muy de acuerdo con parte de la sinopsis que ofrece la editorial. Eso de “novela de alta graduación, erótica y violenta” me parece una exageración. Hay alguna escena de sexo, claro, es inevitable. Pero ni son muchas ni, desde luego, son eróticas. No os esperéis una novela “calentita” porque no lo es (de lo cual, por cierto, me alegro mucho)

Conclusión final

“A menos de cinco centímetros” (el título viene explicado a lo largo de la novela) ha resultado ser una lectura muy entretenida, que me han mantenido enganchada en todo momento y que me ha dejado un buen sabor de boca. Intriga, metaliteratura y lujo en un cóctel que funciona.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog