Menu
Menu

Peeeedroooooo

Si aquel famoso “Peeeedro” con el que Penélope celebró el óscar de Almodovar pasará a la historia, también lo hará el griterío a la puerta de Ferraz, tras la victoria de Sánchez. Los Pedros, ya se sabe, son hombres de carácter. Todos.  Desde el que negó a Jesucristo y luego fue la primera piedra de la Iglesia, hasta este que acaba de salir reforzado por el respaldo de los militantes socialistas con un rotundo 50 por ciento. Pedro Sánchez, ya se sabe, es el mismo que recogió los peores resultados para su partido en las últimas elecciones y también el que caminaba por el Congreso con un bamboleo de caderas tan exagerado que no se sabía si es que creía que estaba sobre una pasarela o si se lo provocaban las pistolas que, como los vaqueros, llevaba a derecha e izquierda; así que no parecía que las tuviera todas consigo para salir  tan legitimado por los votos recibidos. Pero ahí está y su victoria, todo hay que decirlo, tampoco ha supuesto una gran sorpresa. Para empezar, la alternativa no parecía precisamente la panacea. Más bien era una Susana con poco contenido, en unos tiempos en los que la corrupción ha vuelto a arrasar a varios dirigentes del PP  y ha reafirmado el discurso de Sánchez de los mil y un noes que no llevaban a ninguna parte, pero que tampoco le daban opciones al Gobierno liderado por Rajoy. El caso es que, entre unas cosas y otras Pedro, sin escaño –Susana tampoco lo habría tenido-, pero con redes y un apoyo radical de las bases ha recuperado el cargo y la sonrisa. Adiós al mártir y hola al vencedor que más se gusta a sí mismo.  Tanto que, según cuentan ya se le sale el ego por las pestañas. A él y a su mujer amantísima, que dicen que se la tenía jurada a quienes lo largaron y que advirtió que lo pagarían…. Los que  podríamos pagar las consecuencias de este PSOE dividido, que no parece fácil de recomponer somos los españoles; porque como todo esto no se encauce perderemos una fuerza política a la que este país le debe mucho más de lo que algunos están dispuestos a reconocer.  Y los militantes, más que a Pedro, han votado contra la abstención que permitió formar un Gobierno con Rajoy al frente; pero aún no tienen claro quién es ese hombre que hoy  pacta con unos y  al otro con los contrarios, que un día se hace amigo de estos y al siguiente de aquellos y que ha vivido más bien de su imagen de chico rebelde que de tener ideas y empaque suficientes para liderar la oposición con la responsabilidad que hace falta. Tiene mucho que demostrar. Y mucho que unir si quiere avanzar. Y no lo tiene fácil. Y el PSOE tampoco…

La Gaceta de Salamanca

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog