Menu
Menu

“La falta de vitaminas hace que la piel se resienta”

DR. MIGUEL SÁNCHEZ VIERA, Director del Instituto de Dermatología Integral (www.ideidermatologia.com)

1. ¿Influye la alimentación en nuestra piel?
La verdad es que sí. La falta de vitaminas y otros nutrientes, una alimentación baja en grasa y unos niveles bajos de bacterias probióticas pueden tener un impacto negativo en nuestra piel. Incluso una mala digestión también puede manifestarse en la piel como resultado de unos niveles bajos de nutrientes liposolubles.

2. ¿Es la falta de vitaminas y otros nutrientes lo que más afecta a su deterioro?
Las vitaminas A, C y K nutren la piel, por lo que su carencia se refleja en esta parte externa del cuerpo. Aunque la falta de vitamina K no es nada frecuente, la equimosis o hematomas que aparecen debajo de la piel o las pequeñas manchas rojas (petequias) pueden ser signo de tal deficiencia. El brillo y la elasticidad de la piel lo proporcionan los ácidos grasos ácidos que, a su vez y junto con el resto de vitaminas mencionadas, pueden ser las que falten para ayudar a tratar o a mejorar los eccemas, la psoriasis y el acne.

3. ¿En qué alimentos se encuentran?
La A es una vitamina liposoluble que beneficia el correcto desarrollo de la estructura ósea, la piel y la vista. Alimentos donde encontrar esta vitamina liposoluble son verduras verdes, zanahorias, frutas amarillas, leche, crema de queso y yema de huevo.
La D es otra vitamina liposoluble cuya principal función es la absorción de calcio en los huesos. Leche, yogur y pescado son alimentos que la contienen. También es necesaria la exposición de la piel al sol para su correcta asimilación.
La E previene el envejecimiento y contribuye a la creación de los glóbulos rojos. Esta vitamina liposoluble se puede encontrar en aceites, aderezos, granos, legumbres, nueces y verduras de hojas oscuras.
La K otra vitamina liposoluble, ayuda a la coagulación normal de la sangre. Se puede encontrar en hortalizas de hoja verde.

4. También se dice que son imprescindibles los carotenoides, ¿qué son y en qué alimentos están presentes?
Los carotenoides son los responsables de la gran mayoría de los colores amarillos, anaranjados o rojos presentes en los alimentos vegetales, y también de los colores anaranjados de varios alimentos animales. Entre sus propiedades: ayudan a prevenir ciertos tipos de cáncer, previenen la aparición de enfermedades cardiovasculares, fortalecen el sistema inmunológico, tienen funciones importantes relacionadas con las membranas mucosas, protegen la memoria y previenen problemas como las cataratas o la degeneración macular, entre otros beneficios.

5. ¿Es verdad que si no se toman las grasas suficientes la piel se seca antes?
Una piel seca es el resultado de una alimentación baja en grasa. Sin embargo, aun consumiendo pescado graso, semillas y sus aceites (grasas saludables) es probable que se pueda tener una piel seca. La clave puede estar en la lipasa, una proteína o enzima digestiva que libera el páncreas y ayuda al cuerpo a absorber y digerir la grasa. La escasez de esta lipasa en nuestro organismo también provoca sequedad en la piel.

6. Pero supongo que las grasas recomendadas son las grasas saludables que hay en el pescado graso, las semillas y los aceites, que son las fuentes de Omega 3, ¿no?
Efectivamente, a este tipo de grasas nos referimos.

7. Y en cuanto a las bacterias probióticas que tienen un papel tan importante para la salud digestiva, ¿son importantes también para la piel?
Sí, así ha quedado constatado en la literatura científica. Por ejemplo, la rosácea que causa enrojecimiento facial en las mejillas, la nariz, la barbilla o la frente, así como pequeñas protuberancias rojas o granos se beneficia de los probióticos junto con medicamento que pueden reducir el enrojecimiento, además de fortalecer la barrera de la piel para reducir su escozor, ardor y sequedad, Lo mismo sucede con el eczema atópico. Una dieta rica en probióticos puede disminuir la aparición de eczema en niños. Pero la lista es aún más larga.

8. ¿En qué alimentos se encuentran?
Son muchos y variados hablamos de yogurt, aceitunas y encurtidos, queso crudo, el kéfir de leche o agua, la col fermentada y el miso, entre otros muchos.

9. Si tuviéramos que señalar diez alimentos para tener una piel radiante, ¿cuáles serían?
La clave no radica en señalar diez alimentos concretos o cinco o siete, radica en el estilo de vida y los hábitos saludables. Seguir una dieta sana y equilibrada, hacer ejercicio, protegerse del sol, no fumar ni beber, comer abundantes frutas y verduras y consultar con el dermatólogo para establecer las necesidades cutáneas, son la clave.

10. ¿Y en cuanto al agua? La piel la necesita, pero ¿cuánta?
Volvemos a otro mito pero que tiene una base de razón, la hidratación fomenta una piel sana y luminosa, pero las necesidades de hidratación son individuales. Las ‘recetas caseras’ no sirven. Si se quiere preservar lo mejor posible la piel, sólo hay un camino: consultar con un especialista.

Suplemento La Razón A tu salud

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog