Menu
Menu

“Yo siempre quise ser escritora”

Así arrancaba nuestro desayuno con Marta Robles el pasado jueves 8 de junio en Ketchum.

A simple vista, una mujer decidida, segura de sí misma, con voz rotunda y precisa. A distancia, periodista de amplio, rico y extenso bagaje. Cuando iniciamos nuestra charla con esta profesional de los medios de comunicación, que actualmente colabora con TVE y ha participado en casi 20 programas de TV, entre informativos y magazines de las grandes cadenas como las últimas décadas en Telecinco, Antena 3 y Telemadrid; y ha pasado por Onda Cero, Cadena ser, Punto Radio, La Razón, La Vanguardia, Objetivo Bienestar… ella solo quería hablar de su vocación y trabajo de escritora. La pasión y la emoción llenaban su mirada y rostro cuando conversamos sobre su último libro, “A menos de cinco centímetros” (ya va por su libro número 13), con la que hace su primera incursión en la novela negra… y por la puerta grande.

Otro cantar fue cuando hablamos de sus inicios, que fueron duros y complicados. Su padre se opuso a que ella estudiara periodismo, pero, sin claudicar, decidió pagarse ella misma la carrera y siguió para adelante. Pero en Marta Robles ya había algo latente y anterior a su faceta de periodista. Soy escritora antes que cualquier cosa. En primer lugar la ficción, luego la no ficción y luego el periodismo”. Tanto que ya con 15 años escribió su primeria novela que dice que difícilmente compartirá ¿con nadie? Lo que sí es verdad es que Marta Robles es una gran devoradora de libros, lo que refleja su sed de lectura y de escritura constante “porque para escribir, primero hay que leer. No concibo un escritor que no lea ni haya leído”.

Y es su versatilidad lo que la ha convertido en una personalidad influyente en el mundo de la comunicación y la cultura; con orgullo manifiesto al compartir su satisfacción personal por su carrera. He hecho un periodismo especializado en cada momento y siempre he estado comprometida con la tele, la radio, la prensa y la literatura. Particularmente me gusta la televisión, aunque tantas herramientas a veces desvirtúa el mensaje”.

Sigue una línea crítica constructiva cuando le pedimos opinión sobre la televisión pública: “los últimos años han sido tristísimos. Las cosas se desmoronaron y me preocupa que no se pueda hacer un buen trabajo. Tiene que haber más compromiso con nosotros”.

“Las televisiones públicas tienen que existir, y se tienen que hacer programas de cultura que no pueden acometer las televisiones privadas. La televisión pública está obligada a apostar por espacios culturales”.

 Y si hay algo que no deja indiferente a la escritora vocacional son las Redes Sociales, que también tuvieron una parada en el camino. “No soy una loca de las RRSS aunque sí soy usuaria desde un punto de vista profesional, pero no me gusta hacer amiguitos a través de las redes. Los influencers me dan grima y me da pena que este tipo de personas estén influyendo en nuestra sociedad”.

 

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog