Menu
Menu

El ejemplo

Publicado en La Razón

Ahora que andamos a vueltas con la tensión entre nuestras reinas conviene recordar que la relación entre suegra y nuera no goza, históricamente, de buena salud en ninguna clase social, Ni siquiera en la realeza. Por eso, al igual que Doña Letizia no se lleva bien con Doña Sofía –es evidente- tampoco Doña Sofía tenía las mejores  relaciones con María de las Mercedes de Borbón, madre de Juan Carlos I. Los tiras y afloja entre suegra y nuera son un clásico. Y si no, recuerden ustedes a la archiduquesa Sofía de Austria mandando espiar a Sissí, o  las broncas de la reina Isabel a Diana de Gales. La diferencia está en que una cosa es que exista e incluso que se sepa y otra que se vea. Si en los tiempos del Cesar que no había Internet, el divino Cayo dijo, como nos trasladó Plutarco,  aquello de “La mujer del Cesar no solo debe serlo, sino parecerlo”, ¿no habrá que multiplicar la precaución ahora que existe Youtube? En el siglo XXI, cuando las monarquías reinan, pero no gobiernan y tienen las competencias recortadas quizás su tarea más importante sea la de representación. Un cometido en absoluto baladí, que exige un comportamiento impecable en cualquier ocasión, que sirva de ejemplo a un pueblo. En todas las familias hay tiras y afloja suegriles , sí… pero no todas deben dar ejemplo a un pueblo.  La familia real, sí.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog