Menu
Menu

“Saber dos idiomas siempre facilita aprender el siguiente”

Publicado en La Razón

 

ANTONIO ANADON, presidente de ENFOREX y don Qujote

Siempre he pensado que viajar no solo es la mejor manera de ampliar los conocimientos, sino también la de relativizar y no creer que lo mejor del mundo son las lentejas de tu madre. Que pueden serlo, sí…, pero casi siempre, solo desde el punto de vista emocional. Eso lo aprendió muy rápido Antonio Anadón, creador y presidente de Enforex. Apenas había cumplido los 14 años cuando la suya le mandó a EEUU a un curso de verano. Cuando volvió era otro. “Me pareció una experiencia tan increíble que, al volver, quería que todo el mundo pudiera tener la oportunidad de vivir lo mismo que yo había vivido en el extranjero”. Antonio era disléxico e hiperactivo pero eso no le supuso inconveniente para sacarle partido a aquel viaje. “En absoluto. Ni los problemas de dislexia que había tenido desde siempre, ni el no haber sido bueno con las letras me impidieron que me impresionara esa vivencia fuera de España. Es más, me enriqueció tanto y me dio una visión tan diferente del mundo que hizo que mi vida cambiara” Desde entonces, el germen de esa idea se quedó en su cabeza. Y no tardó mucho en fructificar. Pocos años después comenzó a organizar viajes de idiomas, a la par que viajes de esquí; tras gestionar más de 12.000 viajes nació Enforex “Y desde entonces hemos gestionado los de más de un millón de estudiantes al extranjero, hasta que comenzamos a recibir estudiantes extranjeros aquí en España” Porque de los cursos de inglés para españoles, Antonio Anadón pasó a ofrecer a los estudiantes de todo el mundo que estudiaran español, en nuestro país primero y después en América Latina. Le pregunto a Antonio si una lengua solo se puede aprender de verdad en el lugar donde se habla… “Bueno, hay diferentes fases de aprendizaje de un idioma. En la primera se empieza a tener contacto con la lengua en el colegio y   la siguiente empiezas a desarrollarla viajando, quizás en los veranos, y aprendiendo con experiencias cuando estas viajando. Luego puedes continuar con la parte online, que también es interesante. Cada una de las experiencias te aportan una parte de ese valor, pero la más importante de todas es cuando pasas una temporada en el extranjero, porque no solo aprende el idioma, sino que acabas inmerso en la cultura, aprendes a pensar de diferente manera, te das cuenta de que tu país, tu mundo, tu entorno, no es tan grande como te podías pensar y ves que el mundo incluyes muchas más cosas…” Todo eso está muy bien, pero lo cierto es que no todo el mundo tiene medios para permitirse ese viaje… “Bueno, hay muchas maneras de viajar al extranjero sin que sean excesivamente caras. Se puede viajar a internados donde se tienen unas experiencias muy exclusivas, pero también hay muchos colegios públicos y otros tipo de experiencias a las que puede acceder más gente para aprender un idioma, en ocasiones mientras está trabajando. Está claro que no todos se lo pueden permitir, pero son muchos los que sí, adaptándose a los diferentes formatos que existen”. Sucede que a veces no se puede aprender en la niñez ni tampoco en la juventud y me pregunto si nunca es tarde para aprender un idioma o todo tiene su tiempo… “Nosotros trabajamos las tres áreas. Yo empecé con niños y jóvenes, desde los 5 a los 18; pero ahora también tenemos un mercado muy grande que es el universitario y otro que es el de adultos profesionales  que también está creciendo mucho. Además ahora las familias están empezando a viajar al extranjero conjuntamente para darle la experiencia a sus hijos mientras la viven ellos también”. Está claro que aprender un idioma es un regalo por muchos motivos, no solo profesionales. Y no cuesta tanto como algunos creen… “Depende mucho de la persona y del entorno en el que esté. Si aprendes un idioma trabajando, pues lo aprenderás, aunque no correctamente; si vas a una escuela, con un curso intensivo, mucha dedicación y una inmersión completa aprendes muy rápido: en 3 o 4 meses coges un ritmo muy bueno y en 9 meses hablas perfectamente el idioma. “ Antonio Anadón tiene 32 centros en 12 países, pero lo más destacable de su negocio son esos campamentos de verano inmersivos que celebra en Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, Marbella y Salamanca, donde junta el aprendizaje del inglés y del español, en un método basado en la convivencia. “Juntamos a nativos anglosajones y españoles para que practiquen durante todo el día” Precisamente como la convivencia es un factor esencial para Antonio Anadón, su visión de negocio incluye los centros pero además estancias en familias anfitrionas, pisos compartidos, residencias, hoteles boutiques de lujo…, todas las modalidades para adaptarse a las distintas necesidades y bolsillos de quienes desean aprender un idioma de verdad. Para ello cuenta con dos marcas Enforex y don Quijote (este último líder de la enseñanza del español). Esa enseñanza española, además de enriquecer el número de hispanoparlante impulsa la economía española cuando los estudiantes quieren aprender el idioma en España e integrarse en nuestro país… Así el mundo será más global, sobre todo si por fin aprenden idiomas también nuestros políticos… “Nosotros hemos enseñado a varios políticos a aprender algo de inglés u otros idiomas y realmente hemos comprobado que, efectivamente, la clase política e incluso muchos adultos de nuestras generaciones no saben hablar otros idiomas; pero eso no es algo que pase solo en España, también ocurre en el resto del mundo. Y eso que hoy en día es básico y no saber hablar un segundo o incluso un tercer idioma es un problema porque el mundo está globalizado y realmente es fundamental. ”Le digo a Antonio que no en todos los sitios se le ha prestado la misma atención a los  idiomas. En Cataluña, tal vez por la facilidad de hablar dos lenguas, les ha resultado más fácil aprender una tercera…  “En el momento que rompes la barrera de cualquier idioma realmente es mucho más rápido y fácil aprender el siguiente. Cataluña, como siempre estuvo mucho más abierta a Europa vio más el valor de aprender idiomas y tiene el inglés más arraigado; pero el tener dos idiomas siempre facilita aprender los siguiente.”

 

PERSONAL E INTRANSFERIBLE

Antonio Anadón nació en Madrid en 1970, está casado y tiene cuatro hijos Se siente orgulloso “de haber sido capaz de poder traer estos niños al mundo y de poder enseñarlos y hacer que sean lo que son, día a día” Se arrepiente “quizás de no haber dedicado más tiempo a hacer viajes de esos que se hacen un año entero por el mundo” Perdona “siempre” y también olvida. Le hace reír “el humor inteligente” y llorar “las películas emocionantes” a una isla desierta se llevaría “ a mis hijos” Le gusta comer “todo tipo de comidas y las croquetas, sobre todo” y beber “agua con gas” Su manía es “organizar mentalmente mi cabeza por las mañanas” y su vicio “comer” Sueña mucho “con despertarme como cuando era pequeño, con mi madre” De mayor le gustaría ser “una persona con una empresa con muchísima gente capaz de poder cuidar de muchas familias” y si volviera a nacer “sería lo mismo”.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog