Menu
Menu

Antiguos

Publicado en La Razón

No hay nada más antiguo que pensar que solo se puede ser moderno e intelectual siendo de izquierdas. Formaba parte del discurso inevitable de la transición donde, probablemente, casi resultaba necesario para alejarse de un régimen que, por suerte, acababa de quedar atrás; pero cuarenta años después parece impensable que alguien con dos dedos de frente pueda pensar y decir que la cultura o la homosexualidad es patrimonio de la izquierda. No se trata de enumerar  los artistas o intelectuales con ideología de derechas (o sin ideología confesada) que han demostrado con creces que no existen disciplinas que se den más en un lado de las cosas que en el otro; y tampoco es preciso señalar a los gays que han declarado su tendencia sexual y que no piensan en rojo. El consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid, Jaime de los Santos, independiente, por cierto, lo ha dicho alto y claro: “se puede ser del PP y abiertamente gay”. Es una verdad de Perogrullo, pero se agradece que, desde la política, más allá del partido al que se pertenezca, se ofrezcan discursos que alivien a tantas personas que durante años han tenido que permanecer ocultas o fingiendo algo que no eran.  Es sorprendente que, en pleno siglo XXI, en España, los organizadores del Orgullo LGTBI puedan vetar a alguien por el color de sus pensamientos, como han hecho con el presidente regional, Ángel Garrido, en la cabecera de la manifestación de hoy en representación de la Comunidad de Madrid. ¿De verdad el colectivo gay, tantas veces vetado, quiere que se vete a alguien? No lo creo, será cosa de unos cuantos que, como de costumbre, pretenden decidir por todos y lo hacen mal. Y que son, por cierto, como decía al iniciar esta columna, unos antiguos…

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog