Menu
Menu

Vías de escape

Publicado en La Gaceta de Salamanca

El puñetazo en la cara que se ha llevado una ciudadana de origen ruso  y residente en Barcelona por retirar, junto con su marido y su hijo, algunos lazos amarillos ,dispara las alarmas. El agresor se ha apresurado a decir que no hubo intención política, pero el marido de la golpeada ya ha confirmado que sí ,que la mandaron de vuelta a su país verbalmente y la agredieron al decir ella que se sentía más española que el tipo que la hirió. La violencia, cada vez más, parece inevitable en Cataluña. Casi un año después del referéndum que no fue y de la Declaración Unilateral de Independencia, negada poco después de ser proclamada, parece que no hemos avanzado ni medio pasito. Bien al contrario, tenemos no uno sino dos presidentes independentistas. Uno que amenaza desde la Generalitat y otro que de verdad ostenta el poder desde Bélgica mientras continúa con acciones tan indignas como la de denunciar al Juez Llarena, y de paso al Estado español, con toda suerte de mentiras. Así las cosas, y estancados en una especie de día de la Marmota donde todo vuelve a repetirse, nadie sabe qué dirección acabarán por tomar los acontecimientos.  Torra y Puigdemont, no contentos con el daño que ha sufrido este pasado año la Cataluña a la que supuestamente ellos aman y defienden y también, por qué no reconocerlo, la propia España, anuncian un otoño caliente y exigen a Sánchez hechos. Pero, ¿qué puede hacer Sánchez? ¿Qué se puede hacer, en realidad ,con esta situación enquistada? ¿Cuál sería la salida para una sociedad dividida en dos en la que al menos la mitad –o posiblemente algo más-, no quiere dejar de ser española? Si se hiciera un referéndum ¿un sí de cuántos valdría para despojar de su identidad y nacionalidad a tantos otros catalanes que siempre se sintieron -y quieren seguir sintiéndose- también españoles? Para muchos todo pasa porque España es una y ya está, pero ¿cómo se les puede demostrar a los independentistas que no tienen los suficientes seguidores ni la fuerza necesaria para que Cataluña sea otra distinta? No soy partidaria del referéndum, no es legal. Y sobre todo, de hacerse, sería complicado saber qué resultado sería suficiente para desgajar un país. Pero está claro que hay que encontrar un camino, alguno, una solución que no pase por ser rehén de los nacionalistas, ni tampoco por no demostrarles que la identidad de Cataluña jamás estará en peligro en España. Si les digo la verdad, ahora que la ANC plantea “un parón del país” para conmemorar el 1-O no dejo de preguntarme si lo que sucede es que ese “país”, que no es más que una autonomía española, tan importante como cualquier otra, no lleva parado desde entonces, sin moverse, sin buscar vías de escape…

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog