Menu
Menu

“La grasa parda tiene un efecto antiinflamatorio”

Publicado en el suplemento de salud de La Razón

Dr. Carlos Ballesta, especialista en Obesidad y Diabetes del Hospital Ruber Internacional.

 

Qué es la grasa parda?

En los últimos años las líneas de investigación se han centrado en lo que llamamos grasa parda o tejido adiposo marrón (también llamada grasa buena) con una gran capacidad generadora de energía. Para diferenciarla de la grasa blanca o de almacenamiento (grasa mala) inductora de la obesidad, diabetes y efectos cardiológicos.

Para hacerlo comprensible, yo diría que en una calefacción de carbón, la grasa blanca sería los montones de carbón, mientras la parda sería la máquina que quema ese carbón, generando energía. Las dos son necesarias, pero no es necesario tener grandes montañas de carbón (grasa blanca) para que la caldera (grasa parda) funcione y genere la energía necesaria.

 

¿Esa grasa parda es la que sintetiza la proteína CXCL14?

La grasa parda es que sintetiza la proteína CXCL14. Siguiendo con el ejemplo anterior activaría las células macrófagos, que bajan la inflamación tisular.

 

Siempre ha estado relacionada con la progresión de tumores y la oganogénesis, ¿no?

Sí, siempre lo ha estado, por su efecto beneficioso sobre el sistema inmunitario. Pero todos estos conceptos innovadores se encuentran en vías de investigación incipientes, donde la Universidad de Barcelona, tiene líneas bien definidas desde hace años.

 

Eso qué quiere decir exactamente?

Esto significa que en las células tumorales hay un factor inflamatorio que hace que capten más energía (esta energía se detecta con un Pet Tac) y marcan donde está la metástasis. Igual capta la grasa parda.

 

Además, genera efectos beneficiosos sobre enfermedades metabólicas como la obesidad y la diabetes, ¿no?

Sí, por su efecto antiinflamatorio, como hemos indicado. Pero insisto esto son líneas de investigación que se han de confirmar y desarrollar. En la cirugía de la obesidad, al variar la proporción de grasa parda frente a grasa blanca (esta es la que se pierde tras la cirugía) hemos visto que se cura la diabetes y enfermedades metabólicas, pero hay otros muchos factores hormonales-intestinales que tenemos que definir cómo interactúan, tras la cirugía y qué papel juegan además de la pérdida de peso.

 

¿Cómo se pueden aprovechar las bondades de la grasa parda y protegerse de su parte nociva si es que también la tiene?

Aumentado la proporción frente a la grasa blanca (grasa mala) hay que recordar que la grasa parda tiene un efecto energético similar al músculo, una persona musculada, generalmente es una persona sana.

 

¿Es cierto que el gen de la obesidad se hereda del padre mientras que el gen de la grasa parda se hereda de la madre?

Se necesitan amplios estudios genéticos, aún pendientes para poder corroborar este aserto.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog