Menu
Menu

“Una deficiencia en cobre puede provocar, entre otras cosas, un retardo en el crecimiento”

Publicado en el suplemento de salud de La Razón

Dr. Ángel Nogueira Pérez, nutricionista del Hospital de la Princesa y de la Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo (FRIAT).

¿Para qué sirve el cobre en el organismo humano?

Se trata de un mineral necesario para la formación de enzimas antioxidantes, la correcta formación de la hemoglobina (componente de los glóbulos rojos), el mantenimiento de un buen sistema inmunitario, o para el correcto funcionamiento de los nervios. También es necesario para la correcta absorción del hierro.

¿Y en qué alimentos lo encontramos?

Lo vamos a encontrar tanto en alimentos de origen animal como en vegetal, por eso es muy difícil encontrar un déficit si se sigue una alimentación variada y equilibrada, por ello tampoco se trata de un elemento crítico en población vegana.En alimentos de origen vegetal se va a encontrar principalmente en el germen de las semillas, cereales integrales, frutos secos y legumbres.En alimentos de origen animal se va a encontrar en crustáceos (cangrejos, langostas, …), moluscos (almejas, calamares, ostras, mejillones, …), y en el hígado.

¿Cuáles son las consecuencias del déficit de cobre?

Anemia sideroblástica, depresión del sistema inmune, retraso en el crecimiento en niños, osteoporosis, neutropenia. Debido a su implicación en la formación de enzimas antioxidantes, su déficit va a repercutir positivamente en enfermedades causadas por radicales libres.

Pero su exceso produce toxicidad ¿no?

Es raro un exceso se cobre, para ello debe de existir un trastorno en su regulación y/o eliminación. Su exceso, en caso de producirse, va a producir trastornos hepáticos.  

Eso se manifiesta en lo que se conoce como la enfermedad de Wilson, ¿no?

Efectivamente se trata de un trastorno hereditario, que provoca una acumulación excesiva de cobre en el hígado y en otros órganos (como en los ojos o en cerebro), al no realizarse correctamente su homeostasis (regulación).

¿Por qué lo señalan como fundamental durante la lactancia y el embarazo?

Porque el cobre es un micronutriente imprescindible para el desarrollo del bebé en gestación, para que tenga una correcta formación del cerebro y del sistema nervioso y para el buen funcionamiento del sistema cardiovascular; una deficiencia de cobre puede tener graves consecuencias en el desarrollo prenatal. Si la mujer gestante sigue una dieta variada no tiene porqué presentar ningún problema asociado al cobre. Luego, los niños alimentados con leche de vaca o con fórmulas infantiles con contenido insuficiente, puede producir una deficiencia del mineral, lo que puede provocar entre otros, un retardo en el crecimiento.

¿En algún momento puede llegar a ser necesario un suplemento dietético?

Cuando se siguen dietas mal balanceadas o desequilibradas, por ejemplo en monodietas que se centran en un solo alimento y que se siguen sin ningún control durante largos periodos de tiempo (la dieta de la alcachofa o del melocotón), en niños alimentados exclusivamente con leche de vaca, o cuando la forma de alimentarse no cubre la ingesta recomendada.

Puede producirse una deficiencia por ejemplo en situaciones agudas como diarreas o en enfermedad celiaca. También en intervenciones quirúrgicas como cirugía bariátrica.  

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog