Menu
Menu

La mala suerte, de Marta Robles

Reseña de La mala suerte en estandarte.com

Marta Robles se consolida como autora de novela negra con La mala suerte, protagonizada de nuevo por el detective Tony Roures, excorresponsal de guerra, al que ya conocimos en su A menos de cinco centímetros.

En esta segunda novela en la que vemos al detective Roures, La mala suerte, Marta Robles enfrenta a su personaje esta vez a la desaparición de una joven en la isla de Mallorca, de la que, tras dos años de intensas búsquedas, no parece haber ninguna pista.

Es La mala suerte una novela trepidante que utiliza Marta Robles para plantearle al lector mucho más que eso: un dilema tan potente y de actualidad como qué estamos dispuestos a hacer para convertirnos en padres y madres.

Vuelve a mostrar Marta Robles, como ya hizo en A menos de cinco centímetros, mundos que le resultan afines a través de sus personajes. No lo oculta en la dedicatoria, donde ya da pistas: “(…) Y a Ramón, Miguel y Luis. Mis cómplices, mis informadores. Mis hijos…” Pero el lector también encontrará nombres y personajes por todos conocidos que le ayudarán a asentar la trama en un contexto que se le hará familiar desde las primeras líneas. La mala suerte es una novela que huele a almizcle y nos presenta mujeres muy fuertes.

Dice la nota de la editorial que “dolorosas inseguridades en la adolescencia, malos tratos y abusos que no son considerados como tales, secretos familiares, engaños que determinan la vida de los engañados…, todo cabe en La mala suerte, una historia apasionante, repleta de emociones, donde el enemigo siempre está muy cerca…”

Cabe todo eso y mucho más: el resultado de un oficio, el de Marta Robles, que nos permite como lectores disfrutar, además de la trepidante historia de La mala suerte, de un altísimo nivel narrativo.

Marta Robles es periodista, tertuliana, presentadora pero, por encima de todo, escritora. Y a escribir ha dedicado su mayor talento que, con La mala suerte, la convierte ya en autora de novela negra con todas las credenciales.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog