Menu
Menu

¿La maternidad produce sentimientos encontrados?

Publicado en El Mundo Lifestyle

MARIBEL ESCALONA

La cantante británica Adele, reina indiscutible de los Grammy, es de las pocas mujeres conocidas que han verbalizado en público lo duro que le resultó convertirse en madre. La mayoría de las famosas hablan del enamoramiento que tienen hacia su bebé y la felicidad inmensa que se siente, pero muy pocas lo hacen con realismo, dejando atrás idealizaciones. Y es que con frecuencia es complicado gestionar las diferentes etapas que vivimos con nuestros hijos y hacerlo sin perder la propia identidad como mujeres. De esas contradicciones hablan la periodista Marta Robles, madre de tres hijos, y la psicóloga Berta Ponce, que tiene dos.

  • Marta Robles: “Yo no tenía instinto maternal antes de ser madre. Me quedé embarazada la primera vez porque mi pareja quería. Y accedí, sin pensarlo mucho, por amor. Mi segundo y tercer embarazos, con mi pareja actual, fueron mucho más conscientes, pero también por amor: ¡por fin había encontrado al hombre de mi vida y quería tener hijos con él!”.
  • Berta Ponce: “Pues yo sí tuve claro que quería ser madre. Pero mezclamos tanto lo femenino con la maternidad que, en muchos casos, las mujeres no nos preguntamos si realmente estamos preparadas para tener un hijo”.
  • Marta: “Ahora que existe la opción de elegir tener o no hijos, la maternidad puede ser un acto de egoísmo”.
  • Berta: Cuando tu hijo llega al mundo tienes que hacer una serie de renuncias quieras o no, sus necesidades pasan a estar por delante de las tuyas.
  • Marta: “Hay un gran negocio en torno a la maternidad, que cada vez amplía la ciencia. Más allá del amor, los hijos han servido para infinidad de cosas”.
  • Berta: “Muchas mujeres se someten a tratamientos de fertilidad donde lo pasan realmente mal; algunas incluso se juegan la vida. La generosidad y el egoísmo son dos caras de la misma moneda”.
  • Marta: “Muchas de nuestras frustraciones las vertemos en nuestros hijos. Es muy difícil ser buena madre, porque ellos no vienen con manual de instrucciones”.
  • Berta: “Los hijos suelen tocarnos en nuestra autoestima, siempre tendremos expectativas sobre lo que queremos que consigan, pero no debemos olvidar que son personas diferentes y hay que respetar su personalidad”.
  • Marta: “Desde siempre la mujer ha entendido que atender a los hijos es cosa suya. Lo tiene tan grabado a fuego como para renunciar a todo lo demás, aunque los niños se deban compartir”.
  • Berta: “El padre puede cuidar a su hijo igual que la madre, pero a veces nos cuesta pensar en esa posibilidad.
  • Marta: Si tuviera que pasar las 24 horas del día con mis hijos sería peor madre”.
  • Berta: “Ser buena madre no es renunciar a ser tú misma”.
  • Marta: “Queremos llegar a todo y hay veces que es necesario decir: “No puedo”.
  • Berta: “Existen muchas formas de ser madre y cada una tiene que encontrar la suya en pos del equilibrio”.
  • Marta: “Ser madre es maravilloso. Todo tiene que calibrarse en su justa medida. Y el que pretenda que todo sea lineal, se está metiendo en un charco brutal”.
Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog