Menu
Menu

Los edulcorantes son igual de nocivos que el azúcar

Entrevista publicada en el suplemento de salud de La Razón

Dr. Gilberto Pérez López, médico endocrinólogo, Servicio de Endocrinología y Nutrición Hospital La Luz.

 

¿Son muchos los alimentos que consumimos que contienen azúcares o edulcorantes?

En la actualidad son muchos los alimentos que contienen azúcares o edulcorantes. Pero es importante diferenciar entre azúcar intrínseco y azúcar añadido. Los azúcares intrínsecos se encuentran en las frutas y las verduras enteras frescas y los azúcares añadidos son los que se añaden a diversos productos alimentarios. Como no hay pruebas de que el consumo de azúcares intrínsecos tenga efectos adversos para la salud, las recomendaciones de consumo de azúcar se refieren al “añadido”, cuyo consumo excesivo se ha relacionado con aumento de enfermedades cardiovasculares y cáncer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tanto para los adultos como para los niños, que el consumo de azúcares añadidos se debe reducir a menos del 10% de la ingesta calórica total diaria.

El azúcar está presente en alimentos infantiles, bebidas, salsas, lácteos, zumos y otros productos de consumo diario. No siempre son fáciles de identificar, porque hay mucho azúcar oculto, y es este el gran problema.

Por ejemplo, cuando nos encontramos con productos 0% grasa, lo más probable es que se le haya añadido azúcares para buscar una mejor palatabilidad después de quitar la materia grasa. Siempre hay que revisar el etiquetado nutricional.

Cuando compramos alimentos lights pensamos que no tienen azúcares, ¿no valoramos que tienen edulcorantes ¿son mejores o peores para la salud? ¿Siempre son mejores los edulcorantes que el azúcar?

Hace una década en el contexto del avance de la pandemia de la obesidad, se realizaron campañas encaminadas a la reducción del consumo de azúcar. Inicialmente se vio el problema desde una perspectiva estrictamente calórica: los edulcorantes artificiales tienen muy pocas calorías y podían ayudar a luchar contra este problema de salud pública. Pero la evidencia actual nos ha aportado un dato contundente: el sobrepeso y la obesidad seguían aumentando en paralelo al aumento de consumo de bebidas y otros alimentos con edulcorantes artificiales. Desde un punto de vista metabólico, el edulcorante artificial activa las mismas vías metabólicas que el azúcar, con los mismos efectos nocivos. Esto ha dado origen a un campo muy interesante: la Endocrinología del gusto. Así que los edulcorantes son igual de nocivos que el azúcar, y su consumo debe también limitarse.

¿Todos los edulcorantes son iguales? ¿Cuáles son los edulcorantes más empleados?

La seguridad alimentaria clasifica los edulcorantes en naturales (miel, panela, estevia) y artificiales (sacarina, aspartamo, sucralosa). Los primeros son equivalentes al azúcar de mesa (y por tanto con las mismas recomendaciones de limitar su consumo a pesar de ser “naturales”) y los segundos son seguros (aunque no inocuos).

El consumo de edulcorantes “naturales” es una fuente de ingesta excesiva de azúcares. Aunque sean naturales pueden contener mucho azúcar añadido. Por ejemplo, hay estevia procesada que es 50% azúcar de mesa. ¡Cuidado!.

¿Podemos evitar los azúcares /edulcorantes añadidos en nuestra alimentación habitual? ¿cómo?

La forma más sencilla y eficiente es consumir productos frescos (frutas y verduras) y alcanzar las 5 raciones diarias recomendadas. El azúcar intrínseco es saludable, además de aportar fibra y minerales a la dieta.

Y por supuesto limitar el consumo de productos procesados, muchos de ellos con alto contenido en azúcares ocultos.  Y a la hora de edulcorar los alimentos, mejor sin azúcar o con muy poco.

El azúcar, ¿es siempre perjudicial para la salud? ¿Y los edulcorantes?

 

SIEMPRE. El azúcar añadido siempre es dañino en cantidades superiores a las recomendadas. Se relaciona con el sobrepeso, la obesidad, la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.  Además puede ser adictivo.

Pero hay que recordar que un sólo nutriente no es 100% responsable. También debemos limitar el consumo de grasas perjudiciales y de alcohol. La clave es dieta equilibrada y ejercicio.

Los edulcorantes naturales y artificiales tienen los mismos efectos metabólicos adversos que el azúcar. Alteran la microbiota intestinal (lo que antes conocíamos como flora intestinal), aumentan el riesgo de obesidad y por tanto de enfermedades cardiovasculares. Su consumo debe limitarse. Ni bebidas zero ni bebidas azucaradas. Siempre es mejor el agua.

¿Cómo podemos evitarlos si están incluso cuando creemos que no?

La clave está en mirar el etiquetado nutricional con detalle. Fijarte en la parte de hidratos de carbono y mirar cuantos gramos de azúcar tiene.

Y lo mismo en los productos 0% grasa: te sorprendes muchas veces en su contenido de azúcar. Muchos productos sin grasa pueden tener más azúcar que el producto normal. Por ejemplo, un yogur natural edulcorado (125 gramos) tiene  8,8 gramos de azúcar, el 0% grasa 6,3 gramos y el normal tiene 5 gramos.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog