Menu
Menu

Las reglas

Publicado en La Razón

 

El caso de Pablo Ibar es uno de los que nos hacen cuestionarnos si los Estados de Derecho realmente garantizan ese orden preciso para la convivencia. O lo que es lo mismo si  las normas establecidas son capaces de paliar realmente nuestras imperfecciones. Si fuéramos perfectos lo haríamos todo bien sin que nadie nos los señalara y no serían necesarias reglas de ningún tipo; pero no los somos y  es imprescindible fijarlas. Ahora, ¿son lo suficientemente efectivas como para asegurarnos  la paz y la Justicia? Está claro que no, porque los propios Estados de Derecho son imperfectos y también yerran. Algunas veces tanto como para cometer el peor de los crímenes:  condenar a un inocente. En ocasiones esto sucede porque se alinean los astros y resulta imposible desenmarañar la madeja; pero en otras, como en el caso de Pablo Ibar, casi se pueden palpar las artimañas diversas utilizadas para convertir a alguien en cabeza de turco.  Pablo Ibar fue hallado culpable del asesinato de tres personas en 1994. Lleva  más de media vida entre rejas y con la espada de Damocles de la pena de muerta, pendiendo sobre su cabeza. Su juicio fue irregular pero tantos años después, las esperanzas de que uno nuevo aparten de él ese cáliz  son pocas. Y lo habrá tras un largo camino de apelaciones para demostrar una defensa insuficiente y pruebas de condena escasas y débiles,  pero ni el arrepentimiento de un jurado, ni las irregularidades en la consecución de un dato de otro conseguirán otra cosa que no sea sacarlo del corredor de la muerte. Es mucho. Puede que nadie le quite ya la vida.Pero tampoco nadie le devolverá ya la libertad.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog