Menu
Menu

Los milagros no existen

Publicado en el suplemento de salud de La Razón

Estamos en febrero, pero por esas locuras climatológicas que seguramente tienen que ver con el calentamiento del planeta y no solo con los caprichos de la naturaleza, el mes más frío del calendario, anda exhibiendo unas temperaturas casi primaverales que  nos recuerdan que el verano está a la vuelta de la esquina y que en breve toca Operación Bikini. Entre las modas más destacadas del 2019 para liberarnos de las grasas de toda la vida se encuentra la del carbón activado, un producto que se obtiene en forma de polvo, de maderas y cáscaras de nueces o aceitunas y  que  tiñe los alimentos de negro.  Este compuesto vegetal de superficie altamente porosa y absorbente , que ya se utilizaba como antídoto farmacológico tras atracones o ingesta de productos tóxicos, ahora se ha convertido en la herramienta estrella para limpiar el organismo. La cuestión es ¿de qué lo limpia?  Mientras sus defensores señalan que su consumo nos purifica por dentro tras una comida copiosa o poco saludable, sus detractores aseguran que como nuestros cuerpos ya constan de órganos destinados a tal fin, como el hígado y los riñones, cuya función principal es eliminar tóxicos de nuestra sangre, es preciso tener cuidado con  su uso frecuente, porque puede arrastrar, además de las grasas indeseadas, vitaminas, minerales y antioxidantes imprescindibles para nuestra salud. Por otra parte, para que el carbón negro tenga efecto, no basta con consumirlo a la mañana siguiente de una comida pantagruélica regada con alcohol, sino que hay que tomarlo en el mismo momento, incorporado a la propia comida o acompañándola. Un momento en el que también debemos tener en cuenta que, si estamos tomando algún tipo de medicación para una dolencia puntual o crónica, es posible que el carbón también se la lleve para siempre jamás. Llegados a este punto es importante reconocer que los milagros  no existen, y  que si uno quiere estar presentable a la hora de quitarse la ropa al sol, nada como recurrir a lo infalible: mucha fruta, mucha verdura, comer con moderación y hacer algo de deporte.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog