Menu
Menu

“Hay que limitar el consumo de zumos”

Publicada en el suplemento de salud de La Razón

Laura Jorge. Fundadora y Directora del Centro de Nutrición Laura Jorge. Dietista-Nutricionista, colegiada CV00385. http://laurajorgenutricion.com/.

 

¿Es verdad que los zumos naturales no son tan recomendables como pensábamos?

Verdad

¿Por qué?

Cuando exprimimos la fruta estamos liberando el azúcar de su matriz y nos quedamos sin su fibra, de modo que ese azúcar pasa más rápido a la sangre.

Además, en un zumo estamos tomando varias piezas de fruta de golpe. Por ejemplo, en un zumo de naranja mínimo tomamos 2-3 naranjas, que nos bebemos un unos pocos minutos, mientras que no nos comemos en un pocos minutos las 2-3 naranjas. Por otro lado, el vaso de zumo te lo bebes y puedes seguir comiendo. Comiéndote las 2-3 naranjas, te quedarías muy saciado y no seguirías comiendo. Es decir, al no masticar no se desencadenan las señales de saciedad que provoca la masticación de la materia prima.

¿Cuándo es recomendable tomarlos y en qué cantidad?

Mi consejo es que aunque sea natural, deberíamos reducir su consumo al mínimo. El zumo, aunque sea natural no cuenta como consumo de fruta.

En todo caso, son mucho mejores que los zumos envasados ¿no?

Lo dejo en que me quedo con la fruta entera y en que sí que prefiero un batido casero que nos permite incorporar la pulpa 😉

¿Qué diferencia hay entre los zumos concentrados, los zumos normales y los néctares?

Las diferencias van en el procesado para obtenerlos. Podemos obtener zumo de frutas, zumo de frutas a partir de concentrado, zumo de frutas concentrado, zumo de frutas extraído con agua, zumo de frutas en polvo o deshidratado y el néctar de frutas.

Ahora el único producto que puede contener azúcar añadido es el néctar, o también puede incluir en su lugar edulcorantes y agua. De todas formas, comprar un néctar siempre nos indica menor presencia de materia prima.  Mi conclusión: fruta entera 😉

Hay quien opina que los zumos envasados son tan malos como los refrescos ¿es cierto?

Como comento no recomiendo los zumos envasados, pero tampoco los refrescos. Opciones para pedir fuera de casa: café, té, infusiones (sin añadir azúcar), agua con gas y limón, cerveza sin alcohol, batido casero, zumo de tomate.

El zumo de tomate, no tiene el mismo impacto en el organismo, ya que se obtiene con tomates muy maduros y durante su procesado se conserva la mayor parte de la pulpa, cosa que no suele pasar con los demás zumos envasados.

Incluso se asegura que beber zumo envasado durante la infancia aumenta el riesgo de obesidad y el riesgo de tener diabetes mellitus tipo 2…

La OMS (Organización Mundial de la Salud) indica que existe un alto nivel de evidencia acerca del papel protector de la fruta para prevenir la obesidad, hecho que queda reflejado en investigaciones al respecto. La OMS también afirma que los datos científicos muestran una relación probable entre el consumo de zumos de frutas y la obesidad, ya que las calorías consumidas en forma líquida no son tan saciantes como las consumidas en forma de alimentos sólidos.

La obesidad incrementa el riesgo de padecer otros problemas de salud tales como disbetes tipo 2, hipertensión, hiperlipidemia…

Además, también provocan caries dental ¿no?

Sí. La OMS, afirma que a fin de reducir al mínimo la incidencia de la erosión dental, deben limitarse la cantidad y la frecuencia de ingestión de refrescos y zumos.

¿Podríamos determinar alguna ventaja, algo que apoye su consumo?

Tomar zumo de frutas no equivale a tomar una ración de fruta, es más, contabilizan como azúcar libre en nuestra dieta, ya que a la fruta se le ha desprovisto de su matriz. Por lo que mi consejo es que los zumos son una bebida que hay que limitar y de la que nunca podemos obtener los beneficios que se obtienen de la fruta entera.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog