Menu
Menu

“Cuánto menos azúcar consumamos, mejor para nuestra salud”

Publicado en el suplemento de salud de La Razón

Julia Farré, dietista y nutricionista de http://juliafarre.es/

Si se deja de tomar azúcar durante un mes, ¿desciende la presión arterial?

Depende, una persona que tiene niveles correctos o bajos de tensión arterial lo más seguro es que no note ningún cambio en su tensión. Sin embargo, una persona hipertensa si se podría beneficiar en este sentido, ya que probablemente se produciría una bajada de peso que casi siempre va acompañada de una disminución de la tensión arterial. Todos deberíamos evitar al máximo el consumo de azúcar añadido pero una persona con una enfermedad que aumenta el riesgo cardiovascular, como es la hipertensión, todavía más.

¿También mejorará el colesterol?

No tiene una relación directa, y en un período de tiempo tan corto como es un mes de tiempo, con los niveles de colesterol ya que éste depende muchos factores. Sí disminuirían los niveles de triglicéridos en sangre si evitamos el consumo de azúcar simple o añadido. En el caso de que dejar de tomar azúcar vaya ligado a dejar de tomar alimentos como la bollería o las galletas sí disminuiría el colesterol, pero no solamente por la reducción del azúcar sino por la eliminación de este tipo de productos que llevan, además, otros componentes perjudiciales como pueden ser las grasas saturadas, grasas trans y grasas refinadas de mala calidad.

Y qué pasará con la inteligencia ¿es verdad que el cerebro rinde más sin azúcar?

Nuestra capacidad intelectual no varía en función del consumo de azúcar pero éste sí puede tener un efecto sobre nuestra capacidad de concentración y nuestro rendimiento intelectual. Cuando una persona consume una gran cantidad de azúcares simples sufre subidas y bajas bruscas de energía. Al consumir azúcar aumenta el rendimiento intelectual pero enseguida disminuye en picado dejándonos peor de lo que estábamos antes de consumirlo. Esto nos empuja a volver a realizar otra ingesta rica en azúcar y así sucesivamente. Lo mejor para el cerebro el recibir hidratos de carbono de manera paulatina, es decir, a través de fuentes de carbohidratos complejos como es el caso de la pasta integral o las legumbres, así como de azúcares que encontramos dentro de una malla alimenticia natural, como son los lácteos y la fruta.

¿Tendremos constante sensación de hambre?

Dejar de consumir azúcar añadido en los alimentos no aumentará nuestra sensación de hambre. Sí puede aumentar nuestro deseo por consumirlo simplemente por el hecho de habérnoslo prohibido y quererlo evitar. Puede incluso que lo queramos consumir más que cuando no habíamos pensado en dejar de comerlo. No es una reacción física, sí psicológica y muy habitual.

¿Y mejorará nuestra piel?

Depende del consumo que hiciéramos anteriormente la diferencia en los aspectos que podemos notar a nivel visual será mayor o menor. Lo más normal es que no notemos ninguna diferencia en la piel en un mes de evitar el azúcar. En el caso de las personas con acné cualquier cambio positivo en su alimentación puede dar buen resultado y aportar cierta mejoría.

¿Y estaremos menos deprimidos?

La depresión es una enfermedad que no depende directamente de lo que comemos durante un período de tiempo. Ser personas optimistas o negativas ante las circunstancias de la vida tampoco va ligado al consumo de azúcar.

Podemos notar que ya no tenemos el bajón físico e intelectual que sufríamos (producido por las hipoglucemias reactivas) después del consumo de una cantidad importante de azúcar simple en forma de azúcar añadido.

¿Pero no es sencillamente imposible eliminar por completo el azúcar de la dieta?

No es imposible, pero es muy difícil. Vivimos en una sociedad en que nos resulta muy práctico y útil consumir alimentos procesados y precocinados. Con ellos siempre vamos a estar consumiendo cantidades de azúcar simple de una manera o de otra. Si una persona se prepara todo lo que consume de manera casera a través de alimentos frescos no envasados puede evitar el azúcar añadido sin tener que leer ni una sola etiqueta.

¿Y tiene alguna ventaja el consumo de azúcar?

Consumir azúcar blanco o refinado añadido no tiene ninguna ventaja para nuestra salud física. Sí puede ser beneficioso para nuestra salud mental y nuestra satisfacción personal. Por ejemplo, poder tomar un chocolate a la taza en invierno o un helado o sorbete en verano o un trozo de tarta para nuestro cumpleaños. Podemos ingerir cantidades moderadas de azúcar de vez en cuando (no diariamente, ni semanalmente) que nos hagan disfrutar sin que tenga un perjuicio directo sobre la salud de una persona sana.

¿Qué cantidad deberíamos consumir para que resulte positivo?

No deberíamos consumir ninguna cantidad de azúcar añadido. No es positivo su consumo. La organización mundial de la salud establece un consumo máximo recomendado que no debemos sobrepasar pero no recomienda llegar a él. Cuanto menos consumamos mejor.

Si se deja un mes…, ¿se podría dejar para siempre? ¿Sería deseable?

Bajo mi punto de vista dejar de tomar azúcar durante 1 mes no tiene demasiado sentido ya que si luego lo volvemos a consumir en las mismas cantidades que lo hacíamos anteriormente no tendrá ninguna repercusión positiva para nuestra salud a largo plazo. Dejar el azúcar durante un mes es una buena prueba para que podemos ver que sí somos capaces de alimentarnos bien sin necesidad de azúcar añadido y que por lo tanto podemos seguir adelante con este nuevo hábito.

¿Al menos sería aconsejable hacer esa limpieza de un mes, cada cierto tiempo?

Yo no creo ni aconsejo dietas détox o limpiezas. Lo ideal es cuidarse siempre y cambiar los malos hábitos por otros mejores. La salud de una persona se define con los hábitos de una vida, no con dietas de X días o meses.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog