Menu
Menu

“Las frutas deshidratadas contienen mucho ácido fólico”

Publicado en el suplemento de salud de La Razón
Isabel Delgado, dietista-nutricionista y fundadora de Nutrición con Xabe (https://www.nutricionconxabe.com/)
 

Hay quien piensa que las frutas deshidratadas son casi chucherías, calorías vacías, ¿lo son?

Como cualquier otro alimento, la fruta deshidratada contiene calorías, y en comparación con la fruta fresca, las calorías son notablemente superiores si comparamos los valores por 100 g de alimento debido a su bajo contenido en agua. A pesar de ello, siguen siendo una opción dulce y nutritiva aconsejable.

¿Cómo se secan?

Se obtienen a partir de fruta fresca a la cual se le ha aplicado un proceso de deshidratación o desecación mediante calor, reduciendo su contenido interno de agua hasta llegar más o menos a un 20% de su peso original

¿Y ese secado no influye en sus vitaminas y minerales?

Aunque la fruta deshidratada suele ser un alimento que concentra un alto contenido en micronutrientes, es cierto que el proceso de deshidratación y las altas temperaturas pueden afectar al contenido de alguno de ellos

Dicen que además son especialmente ricas en fibra y potasio y que tiene muchosantioxidantes, así como ácido fólico…

Sin duda, las frutas deshidratadas son especialmente ricas en fibra dietética, potasio y antioxidantes que pueden ofrecer muchos beneficios para nuestra salud. Además, también tienen cantidades significativas de vitamina B9 o como es más conocido, ácido fólico (fundamental en el embarazo)

¿Hay alguna vitamina que sea menor en ellas que en las frutas frescas?

Aún a pesar de que las frutas deshidratadas son ricas en vitaminas y minerales, si comparamos la cantidad de vitamina C en fruta fresca o deshidratada observamos que se mantiene en mayor cantidad en la fruta fresca. Esto es debido a que la vitamina C es muy sensible a temperaturas altas y se pierde durante el proceso de deshidratación

¿Y son igual de ricas en fibra?

Al estar deshidratadas su concentración en fibra es mayor que la fruta entera, pero esto no quiere decir que por ración individual de fruta deshidratada tenga más fibra, ya que no se puede equiparar el tamaño de ración de fruta fresca y fruta deshidratada

¿Qué más ventajas podemos destacar?

Al ser ricas en fibra, pueden ayudarnos contra el estreñimiento, a disminuir el colesterol y gracias a su contenido en potasio, a mantener unos niveles adecuados de tensión arterial. Además, son una opción muy recomendable cuando buscamos algo dulce y nutritivo para picar entre horas como tipo snack.

¿Se les añade algo? ¿Llevan aditivos o conservantes?

Sí, a modo de conservantes las frutas deshidratadas pueden contener sulfitos. Estos aditivos se añaden para conservar el color de la fruta. A pesar de ello, para todos aquellos que tengan miedo a estas sustancias, las cantidades de sulfitos que se añaden están totalmente controladas y la cantidad ingerida es muy pequeña y está muy por debajo de la que puede verse algún inconveniente

¿Podríamos decir que son igual de saludables que la fruta fresca?

Podríamos decir que son saludables las dos y que según el objetivo que tengamos con respecto a nuestra alimentación, unas pueden ser mejor que otras. Aún así, hay que tener en cuenta que lo que debemos priorizar siempre en nuestro día a día es el consumo de fruta fresca.

¿Pero todas las frutas por igual o una son mejores que otras por alguna razón?

Cada fruta aporta agua, fibra y diferentes micronutrientes en mayor o menor cantidad, por ello si hablamos en general, todas las frutas son aconsejables, pero si buscamos algún componente o algo más concreto, algunas frutas serán mejores opciones que otras en función de su composición

Es decir, cuanto menos procesadas, más saludables, ¿no?

Esto se podría aplicar a cualquier grupo de alimentos, cuanto menos manipulado esté, muchísimo mejor.

Y, sobre todo, son más saludables siempre que no se las empapen en azúcar…

Desde luego, una de las cosas que debemos tener en cuenta es que naturalmente tienen un contenido significativo de azúcar y por ello, es recomendable evitar aquellas frutas deshidratadas que estén cubiertas por azúcar glass o que en su etiquetado indique que tienen azúcar añadido como glucosa, fructosa…

Por último, ¿hay que tener cuidado respecto a sus calorías?

Si tenemos en cuenta que, por el peso y tamaño de la fruta deshidratada tenemos una concentración significativa en azúcar y calorías, sí que sería conveniente moderar las cantidades que se consumen de estos alimentos.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog