Menu
Menu

“Es un poco atrevido decir que podemos detener el desarrollo de tumores sólo con la dieta”

Publicado en el suplemento de salud de La Razón

Jordina Casademunt, nutricionista oncológica. Colabora con el IOB (Instituto Oncologico de Barcelona) www.jordinacasademunt.com

 

¿Es cierto que hace poco descubrieron que un compuesto presente en el brócoli evita la inhibición de un gen supresor del cáncer?

Ya hace tiempo que se sabe que las crucíferas (no sólo el brócoli, también la coliflor, el repollo, la col rizada…) presentan compuestos fitoquímicos entre los que destacan: índoles, glucosinolatos, isotiocianatos.

En un meta-análisis de estudios realizados durante más de 18 años en Europa reveló una asociación inversa entre el consumo semanal de  verduras crucíferas y varios tipos de cánceres comunes.

Recientemente han aparecido  nuevas publicaciones científicas han observado en estudios en animales que un derivado de las crucíferas, el indol-3-carbinol (I3C) es un inhibidor natural de proteínas oncogénicas. A pesar de estos hallazgos, para obtener la dosis equivalente de I3C tendríamos que comer más de 2 kilos y medio de brócoli crudo al día.

Se ha observado que el I3C muestra actividad anticancerígena/proliferativa contra células cancerosas humanas.

Otro fitoquímico interesante que encontramos en el brócoli es el sulforafano (azufre orgánico, es el que da el olor característico de la verdura), un isotiocianato, un compuesto orgánico que tiene azufre y que se produce o activa  por acción de la mirosinasa, una enzima que s encuentra en el mismo brócoli . Este compuesto se ha visto que apoya a la división y función celular y favorece la apotptosis (muerte celular programada).  También se ha visto (en estudios realizados en animales y en laboratorio), que el sulforafano al ser un antioxidante aumenta la capacidad de desintoxicación de ciertas enzimas, como es el glutatión.

 

Pero eso no significa que comer esta verdura cure en cáncer, ¿no?

Es importante diferenciar una dieta preventiva de una dieta necesaria durante el cáncer. El objetivo de la dieta durante el cáncer es poder dar un buen apoyo nutricional para que la persona pueda realizar el tratamiento adecuadamente y que no tenga riesgos nutricionales que le puedan impedir realizar el tratamiento. Hay que saber diferenciar lo que seria una prevención que se puede conseguir con dieta y ejercicio y una alimentación adecuada y personalizada durante el tratamiento. Es importante resalitar que no existen dietas anticancer, ya que el objetivo principal durante el cáncer es tener una buena nutrición y procurar realizar ejercicio físico según las necesidades individuales de cada persona con el objetivo de: mejorar la tolerancia al tratamiento, minimizar posibles efectos secundarios del tratamiento, mejorar nutrición y mantener la inmunidad para poder seguir sin interrupciones los tratamientos adecuadamente. De la misma manera que la causa del cáncer es multifactorial, el abordaje del tratamiento debe ser multidisciplinar, por lo que además del tratamiento oncológico, la dieta y el ejercicio físico deberá ser importante tenerlo en cuenta.

 

¿Pero sí que podría detener el desarrollo de los tumores?

Es un poco atrevido decir que podemos detener el desarrollo de tumores sólo con la dieta, o con las crucíferas. Es cierto que estas verduras presentan sustancias bioactivas (indol-3-carbinol) que se ha visto en estudios in vitro que pueden presentar un efecto protector en la carcinogénesis (proceso mediante el cual, las células sanas se transforman a células cancerígenas debido a un daño a nivel genético) a través de varios mecanismos: apoptosis (muerte celular), regulación hormonal, respuesta inflamatoria….. Pero, seria un error centrarse en un único alimento cuando en nuestra alimentación participan muchas variables, muchos alimentos que representan un patrón de dieta y en el que también tiene que ver el estilo de vida. Y esto pasa por tener en cuenta la alimentación (apostar por una dieta rica en vegetales, frutas, cereales integrales, legumbres), evitar el sedentarismo, tener un peso saludable (evitar el sobrepeso y la obesidad). El sobrepeso, la obesidad, el sedentarismo y las dietas pobres en verduras y ricas en alimentos procesados, suman a los factores de riesgo de desarrollo de un cáncer.

 

En todo caso su consumo es muy positivo para mantener una buena salud ¿eso sí es cierto?

Lo que es positivo es incluir como base de nuestra alimentación  el consumo de verduras, hortalizas variadas. Tendríamos que consumir verduras a diario, dos raciones al dia. En la comida y en la cena. Y si es variada mejor. Ya que la variedad de verduras nos asegura variedad en compuestos fitoquímicos, sustancias protectoras.

 

¿Cuáles son sus propiedades más destacadas?

El brócoli se encuentra dentro de la familia de las Brassicaceae, es una crucíferas y estas están representadas por: rucula, brócoli, coliflor, repollo, grelos, hojas de mostaza, nabo, berro, bok choy, col rizada o kale, colinabo, rábano.  Entre sus propiedades encontramos que continene compuestos glucosinolatos  que después de ser ingeridos si se consumen sin procesar las crucíferas la enzima mirosinasa presente en estas plantas hidroliza los glucosinatos y se obtienen unos metabolitos activos como el indol-3 carbinol, compuestos con actividad protectora de la carcinogénesis, pero también son una fuente rica en clorofila,  antioxidantes (provitamina A, vitamina C), vitaminas del grupo B como el ácido fólico, minerales como el magnesio, calcio, hierro, azufre y  fibra dietética, importante para ayudar a tener un buen tránsitol intestinal y reducir el riesgo de problemas de salud como es la diabetes.   El indol-3 carbinol también se ha visto que es un compuesto que ayuda a regular la actividad estrogénica, favoreciendo la regulación hormonal.

Los glucosinolatos son los fitoquímicos primarios del brócoli y se convierten en isoticianatos por medio de la mirosinasa, una enzima que se libera cuando la estructura celular de la planta se ha roto, al masticar, picar o digerir. Los estudios sugieren que los isoticionatos son un grupo importante de fitoquímicos activos en el brócoli y pueden posee propiedades inhibitorias del cáncer.

 

¿Tiene algún tipo de contraindicación?

A pesar de tener muchos beneficios para la salud, también tienen sus inconvenientes, e especial para aquellas personas que sufren de problemas intestinales, como flatulencias, y aquellas personas con problemas de tiroides que no será recomendado el consumo elevada y en crudo de estas crucíferas al presentar sustancias goitrogenas, que pueden causar más problemas a la glándula tiroidea.  En estos casos, será preferible el consumo de crucíferas cocidas y no más de una ración al día.

 

¿Se puede tomar a todas las edades?

Siempre que se tenga una buena salud digestiva se puede tomar a todas las edades

 

¿Cuándo conviene incluirlo en la alimentación de los niños?

Si no hay problemas digestivos, se puede empezar a introducir en pequeñas cantidades de brócoli cuando ya coma verdura, es decir a partir de los seis meses. Se puede empezar con pequeñas cantidades mezcladas con otras verduras más fáciles de digerir como por ejemplo el calabacín. Se pueden comer trituradas en puré por ejemplo o bien presentándolas como pequeños arbolitos para que los niños empiecen a familiarizarse con nuevos alimentos saludables.

 

¿Y todos los beneficios que produce dependen de cómo esté cocinado o eso da lo mismo?

Se recomienda cocinar al vapor  máximo 15 minutos o hervir máximo 4 minutos el brócoli o cualquier otra crucífera. Idealmente tiene que quedar “al dente” y debe quedar color verde brillante. Cuando cortamos el brócoli, la acción de una enzima presente en el brócoli, la mirosinasa, se pone en contacto con los glucosinolatos de las crucíferas activando las propiedades protectoras de estos vegetales.  Otra opción es incorporar en la dieta germinados de brócoli. La biodisponibilidad del sulforafano a partir del brócoli fresco es mucho mayor que el brócoli cocido. La cocción o escaldado (durante el proceso de congelación) de los vegetales crucíferos inactivan la mirosinasa y disminuyen la disponibilidadde sulforafano.

 

¿Qué cantidad de brócoli sería recomendable consumir a la semana?

Las recomendaciones de prevención recomiendan el consumo de cinco o más raciones de verduras y frutas al dia. En el caso de las crucíferas, se recomienda el consumo de 3 raciones a la semana (un consumo de tres raciones de brócoli a la semana podría reducir el riesgo de cáncer de próstata). De 3 a 5 raciones a la semana es suficiente para reducir el riesgo de cáncer entre un 30 y un 40%.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog