Menu
Menu

“Necesitaba un poco de terapia. De cine alegre, cómico…”

Publicado en La Razón

PACO ARANGO, director de cine y creador y presidente de la Fundación Aladina. Estrena el 31 de octubre “Los Rodríguez y el más allá”. 

Paco Arango vuelve a la carga con una nueva película. “Los Rodríguez y el más allá” Las anteriores hicieron que se nos cayeron las lágrimas y consiguieron un éxito extraordinario. La segunda, “Lo que de verdad importa”, salió en 16 países y fue número 1 en 7; y la primera, “Maktub” fue la película más vista en institutos y tuvo muchísimas nominaciones a los Goya. Gracias a ambas,  Arango consiguió recaudar importantes cantidades y ayudar a muchos niños a través de las fundaciones locales de cada uno de los sitios donde iba estrenando las películas. ¿Qué logrará con esta que en vez de ser una “dramedia” es una comedia pura? De momento, hacernos reír y disfrutar, con una historia maravillosa que transparenta su alma de niño.

 

P.-“Los Rodríguez y el más allá” ¿es una película para mayores o para niños?

 

 R.-Es una historia para niños, pero intentando que los adultos también la gocen como si fuera suya.

 

P.-Desde luego, las bromas escatológicas les encantan a los niños…¡y a los mayores!

 

R.-(Se ríe) ¡Tampoco hay tantas! Pero es que, a un niño de haces ¡prrrrr! Y se ríe. Cuando estaba escribiendo el guion de esta película los niños me preguntaban ¿qué poderes tiene el padre? Y yo contestaba “se le ilumina la cabeza cuando se enoja”. Y ellos no decían nada. Después decía “y el trasero” y todos se reían como locos.

 

P.-Además de la pura comedia, esta película, como todas las suyas, tiene un punto de magia ¿la realidad no le basta?

 

R.-Yo creo que el cine funciona muy bien para evadirte. A mí me encantan las películas que verdaderamente te hacen soñar, donde te cuelan un poco el gol de la magia. Y sí, la verdad es que hago el cine que me gusta y , además de las fábulas, que son imprescindibles,  tiene que tener algo de magia.

 

P.-En las anteriores lloré mucho, pero en esta, todo lo contrario…

 

R.-Esta es una película para llevar a la gente al cine. Creo que una comedia para toda la familia hace que, verdaderamente, la gente pueda acudir en masas al cine. Y creo también que los niños se van a dar cuenta de que se está recaudando para niños enfermos. Dentro de la película hay muchos niños que han estado muy malitos. El que toca el saxo al final en una canción que compuse yo, es un chico que ensayó conmigo durante su estancia hospitalaria con un saxo que le regalamos con cascos; el del FBI, que está detrás, en blanco y negro, es el jefe de Oncología… O sea que dentro de que no lloras, hay muchas cosas mías del mundo del cáncer…

 

P.-Una de virtudes de su fundación, Aladina, es que trata de restar un poco de drama a la terrible tragedia que es tener un hijo con cáncer. Supongo que por eso decidió que su  película fuera tan divertida esta vez, ¿no?

 

R.-Por eso y porque lo necesitaba. Yo no solo había hecho las dos películas anteriores, sino que llevo 19 años trabajando con niños, 14 con la fundación. Necesitaba un  poco de terapia, de un cine alegre, cómico. Me encanta la comedia. Y necesitaba un poco hacer una comedia divertida para todos los públicos y alejarme un poco de la “dramedia”.

 

P.-Pues le ha salido exactamente así: una comedia genial que, como decía antes, está llena de cameos de su gente.

 

R.-¿Sabes qué pasa? Que estamos todos tan unidos por la causa que cuando hago cine también lo sienten parte de ellos. Y al final son como novelas: se quedan ahí para siempre. Por eso en esta peli el planeta se llama Maktub, o sale Ishtar Espejo, la directora de la Fundación, con mi ahijado. También aparece un niño que se llama Guille que en un momento dado lo ves sanísimo y pasa la camarera y dice “¿hola, qué tal?” Pues Guille estuvo a punto de morirse. Y ahora es un adolescente que te preocupa más las locuras que haga y ¡es un milagro… ¡Hay muchas pinceladas de todo tipo!

 

P.-Además de los cómplices de Aladina, los actores profesionales están sublimes: Edu Soto, Geraldine Chaplin, Rossy de Palma…

 

R.-Rossy está maravillosa. Hay actores que te aportan cosas que no esperas. Rossy me trajo algo tan desenfadado que, al principio, me preocupó un poquito. Pero, de repente, funcionaba. ¡Lo hacía con tanta comedia…! Es maravillosa. En la segunda parte de esta peli  – que Dios quiera se ruede- será Karateca. ¡Como las de las películas de los chinos pero empotrándose contra los muros.! Edu, Rossy, Geraldine, los niños…Todo el elenco es maravilloso.

 

P.-Hitchcok decía que no había nada peor que rodar con niños y con perros…

 

R.-Pues yo es lo único que hago. Y ahí está Rodrigo Simón, que es un prota muy listo, Lucas Laso, el vecinito, que es para comérselo y que salió de un casting de 500 niños o María blanco, la hermana pequeña de 9 años, que fue finalista de Masterchef Kids y que iba a ser muda porque me parecía difícil encontrar una niña que llevase tanta conversación. Ella resultó tan brillante que lo modifiqué todo.  Y luego está Batman, mi perro…

 

P.-Hay dos perros ¿no? ¡Y protagonizan la escena de sexo de la película!

 

R.-Bueno, vemos el resultado de…(Risas) El otro perro es un caniche que le regalé a una amiga mía. Son perros muy inteligentes, pero estaba tan malcriada que le tuve que decir: “¿Me dejas a solas con ella?” (risas)

 

P.-La peli se estrena el 31 en España pero en mil cines de México el 1 de noviembre ¿no?

 

R.-Sí, y sale en Centroamérica dos semanas después, y en toda Latinoamérica en distintas fechas, la última, Colombia ,en Enero. Y en EEUU sale en digital en diciembre. Y luego en todos los países que la quieran emitir, que no hablen español, según surjan.

 

P.-Pues surgirán. No hay nada mejor que pasarlo bien en el cine y encima, por una buena causa. ¡No dejen de verla! 

 

PERSONA E INTRASFERIBLE

Paco Arango nació en México en 1967. Está soltero No tiene hijos pero “sí diez mil no míos” Se siente orgulloso “De hacer a un niño enfermo no perder la sonrisa”. Se arrepiente “de no haber tenido hijos”. Perdona “siempre y lo practico y publico. Creo que es la clave de la felicidad”. Olvida “porque olvidar es perdonar. Pero intento no olvidar nunca lo bueno.” Le hace reír “Charles Chaplin muchísimo y muchas cosas. Tengo la risa floja” Y llorar “Perder a pequeños guerreros. Lamentablemente un 20 por ciento de los niños con cáncer se nos van”. A una isla desierta se llevaría “a una compañera, una guitarra y a mi perro” Le gusta “la comida mexicana y el vino”Su manía es “ser workalcoholic” Su vicio “Que pueda contar, el vino” Sueña con mucha nitidez “me acuerdo absolutamente de todo y alguna vez he tenido un sueño premonitorio, pero bonito” De mayor le gustaría ser “feliz” y si volviera a nacer sería “quizás ingeniero de informática. Soy muy tecnológico. Pero no sé. No cambio mi vida por nada”

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog