Menu
Menu

Una estrella de rock

Publicado en La Razón

Pese a los dimes y diretes en torno a Greta Thunberg y la sospecha de cierta manipulación, lo cierto es que la irrupción de una adolescente entregada a la lucha contra el cambio climático ha movido los cimientos del mundo. Desde aquel agosto de 2018 en el que Greta se plantara delante del parlamento sueco para pedir una acción climática más potente, los jóvenes de todo el planeta despertaron de su letargo de indiferencia y comenzaron a manifestarse una vez a la semana, capitaneados por la joven activista. Nunca sabremos si realmente fue Greta  quien persuadió a sus padres para que cambiaran su estilo de vida y redujeran su propia huella de carbono. Hay quien dice que fueron ellos los que crearon el personaje y andan fabricando otro para su segunda hija, tres años menor y ya cantante comprometida con el feminismo y contra el acoso. Sea como fuere, lo cierto es que Greta consiguió concienciar a los más jóvenes y hacerse oír por la comunidad internacional. Por eso, Thunberg no podía faltar a la Cumbre del Clima de Madrid. Así que, tras recorrerse medio mundo en medios de transporte no contaminantes cuando creyó que se celebraría en Chile, no dudó en lanzarse a otro complicado viaje, esta vez en catamarán, para regresar a Europa. Una vez en Portugal, la joven eligió  viajar hasta Madrid en tren que tardó más de diez horas e hizo diecisiete paradas. Finalmente llegó ayer, a tiempo para participar en la marcha y para ser recibida  como si fuese una auténtica estrella de rock. Parece raro, pero ¿acaso hay algo que suene mejor en estos tiempos de emergencia climática que la canción del compromiso?

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog