Menu
Menu

La chica a la que no supiste amar

Reseña publicada por Sirmactres en Babelio

Vuelve el carismático detective Roures al que ya conocimos en las dos anteriores novelas de Marta Robles y lo hace para tratar un tema bastante tabú o desconocido que raras veces se vuelca en una novela con cierta profundidad y sobre todo con rigor. El tema de la prostitución, que conlleva también el de la trata de mujeres y de la esclavitud a la que son sometidas desde que abandonan su país de origen con la falsa promesa de una vida mejor y que nunca llegara a hacerse realidad. Atrapadas en burdeles de lujo o en tugurios de carretera estas mujeres nunca tendrán voz ni dentro incluso de su lugar de “trabajo”.

Roures, este detective melómano y carismático, amante del buen whisky y del sexo sin complicaciones acudirá a la llamada de un buen amigo con el que compartió guerras y conflictos en su época de reportero de guerra y aunque desde el principio hay algo que cree que se le escapa no cejará en su empeño de sacar a la luz que hay detrás de la muerte de una prostituta a la que se le extirparon los pechos y que se convirtió por tanto en mercancía defectuosa.

Una trama muy interesante, en la que iremos descubriendo todo este sórdido mundo en el que operan las mafias con la trata de mujeres a las que someten bajo amenazas tanto físicas como psicológicas y que es uno de los negocios ilegales que mas movimiento de dinero generan, junto al tráfico de armas y de drogas.

Una novela con mucha documentación, extraída directamente de las conversaciones de la autora con varias chicas “explotadas” para conocer de primera mano cómo se opera en este mundo de esclavitud y en la que a pesar del foco de denuncia y el toque de atención que se desprende de la historia, no es una novela que pretenda tocarnos con una moraleja final, pero si con una reflexión.

La chica a la que no supiste amar es una novela dura, como el tema que trata, en la vamos a descubrir a un detective Roures un poco más sensible que en anteriores entregas, donde sin aparcar ese cinismo que le caracteriza, si es cierto que se plantea algunas cosas de su pasado de las que quizás ahora con el paso del tiempo no está tan orgulloso.

Esta novela tiene una buena historia y además está bien contada, algo que es primordial para construir un libro que deje un buen rato de lectura y en ese sentido cumple con creces. Una trama principal muy interesante y dura sobre el proxenetismo, la esclavitud de las prostitutas o la pérdida de la identidad personal sobre la que la autora encaja perfectamente otras subtramas no menos interesantes y que nos van a hablar también de la amistad, la fidelidad, la adicción al juego o incluso la soledad.

Unos personajes que transmiten autenticidad y que son uno de los grandes aciertos de la novela, como Blessing, cuya historia contada en varios capítulos es una de las mejores partes de la novela; Carlota, la jueza que sigue compartiendo cama con Roures y que trae consigo alguna sorpresa, e incluso El Mula, dueño del local donde Blessing ejercía o Alberto, el amigo de Roures que es el desencadenante de esta historia en la que uno se queda atrapado desde las primeras páginas y en la que también juega un papel importante esa banda sonora que se deja escuchar por todas las páginas.

La chica a la que no supiste amar ha sido galardonado con el premio Letras del Mediterráneo 2019 que otorga la Diputación de Castellón, en la categoría de Narrativa.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog