Menu
Menu

Ni confirmar ni desmentir

Publicado en La Razón

Y resulta que, justo ahora, tras la muerte de Kirk Douglas, se retoman las especulaciones en torno a una presunta violación a Natalie Wood, cuando la actriz contaba 16 años.  Un asunto sobre el que hay poco más que las declaraciones de la hermana de Natalie, en 2012, respecto a unos abusos sexuales por parte de un actor de Hollywood que le doblaba la edad tras rodar la película “Rebelde sin causa”. Nadie dio nombres y menos aún, la supuesta víctima, fallecida mucho antes, pero el tema se quedó flotando en el aire. Hasta que  la muerte de Kirk que ha puesto a Twitter en pie de guerra. Sin acusación real. Sin pruebas. Y sin juicio. Tampoco  había nada en aquellos Globos de oro en los que Douglas recibió un homenaje y el Me too se quejó. Yo, verán, me indigno. No se puede apuntar y disparar contra cualquiera, sin la seguridad de que sea el objetivo. Y menos aún contra un muerto, que ni siquiera tiene ya la oportunidad de defenderse. Y no lo digo como fan de Kirk, sino como mujer que quiere que sus congéneres tengan todos los derechos y la protección, pero no dejar sin seguridad jurídica y mediática a los hombres. Me sorprende que Twitter y demás secuaces que nunca se preocuparon de la extraña muerte de Natalie Wood (se cayó de un yate de lujo, empapada en alcohol, sin que ni su marido, ni su  pareja de ficción en su última película ni el capitán del yate se dieran cuenta de nada), escarben ahora en lo que nadie podrá ya confirmar o desmentir. ¿Por qué no lo hicieron antes? ¿Esperaban a que Kirk estuviera muerto?

 

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog