Menu
Menu

¿Y si nos toca la china?

Publicado en La Razón

Llevo tres semanas escribiendo sobre el coronavirus. Y no estoy nerviosa. Y creo firmemente que este es un virus más, que, en breve, empezará a formar parte de la colección de otros virus con los que convivimos, cada año, como el de la gripe, sin más resistencia hacia ellos que la de saber que  nos pueden dejar unos días en la cama. Es verdad que anda extendiéndose por el mundo entero, incluido nuestro país. Y también que cada vez ataca a más perfiles distintos. Pero entiendo que está dentro de la normalidad que esto suceda y que las llamativas medidas que conducen a la alarma a las personas y a estrellarse contra el suelo a las bolsas tienen que ver con el hecho de que cualquier virus nuevo, con gran capacidad de contagio, como es el caso,  debería ser controlado tan rápidamente como fuese posible.  Porque aunque fuera de China tenga un índice de mortalidad del 0,7 por ciento, a más casos, más muertos. De coronavirus, de gripe y de cualquier otra enfermedad, claro. Pero a la gripe ya la conocíamos y el coronavirus es nuevo en nuestras vidas  y en nuestras muertes. Está claro que el paso de los días, además de sumar contagios, hace que vayamos viendo también las recuperaciones, que es lo más tranquilizador; pero como lo de salir del hospital, dada la capacidad de los afectados de infectar a otros, tiene su tiempo (han de desaparecer los síntomas por completo y comprobarse que no hay restos del virus que puedan seguir contagiando a través de las secreciones) el inevitable pánico se adueña de nosotros, al pensar que nos puede tocar la china (y nunca mejor dicho).

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog