Menu
Menu

«La mejor dieta para reforzar nuestro sistema inmunitario es la dieta mediterránea»

Publicado en el suplemento de salud de La Razón

Dr. Jesús Sánchez Martos, catedrático de Educación para la Salud de la Universidad Complutense de Madrid.

1.     ¿Qué alimentos debe incluir una dieta que refuerce el sistema autoinmune?

La mejor dieta para reforzar nuestro sistema inmunitario, nuestras defensas,  es la “dieta mediterránea”, en las proporciones saludables (55% H. Carbono, 30% Grasas insaturadas y 15% de Proteínas) y siempre rica en fibra, frutas, ricas en Vitamina C, verduras y pescado azul rico en ácidos grasos Omega 3. Enriquecida con las legumbres, pastas, arroz, frutos secos y aceite de oliva rico en carotenos y Vitamina E. 

 

2.     ¿Qué alimentos debe evitar?

Todos aquellos ricos en grasas saturadas que son los causantes del aumento del colesterol sanguíneo, que afecta a la pared intima de los vasos sanguíneos, y que en definitiva también debilitan nuestro sistema inmunitario

 

3.     ¿Son recomendables los suplementos alimenticios, vitaminas, etc.?

Cuando seguimos una dieta mediterránea, saludable y equilibrada, no necesitamos generalmente ningún suplemento porque nuestra alimentación contiene todos los minerales y vitaminas necesarias. La fruta, las verduras y los cereales son las principales fuentes de minerales y vitaminas.

Y si de todos modos alguien decide tomar algún suplemento alimenticio, siempre lo debe hacer por recomendación de su médico y tras un análisis de sangre con el que podremos conocer las concentraciones de las distintas vitaminas en sangre

 

4.     En cuanto a las bebidas ¿Qué se debe beber y qué no?

La bebida más saludable es el agua, porque es el principio fundamental para nuestra hidratación y para ayudar al metabolismo saludable de todos nuestros alimentos, además de ser esencial para potenciar la filtración de la orina por los riñones. Por otra parte, estar bien hidratado, bebiendo 1.5-2 litros al día de agua, zumos, caldo o leche, es la mejor forma de ayudar a que nuestros pulmones funcionen adecuadamente en el intercambio del Oxigeno por el Dióxido de Carbono que expulsamos con la respiración.

 

5.     ¿Es importante evitar el alcohol?

Es fundamental no abusar del consumo de alcohol en todas sus variedades. El vino tinto puede resultar cardiosaludable pero en su justa medida, una “copita” en la comida y otra en la cena como mucho. Pero el exceso de consumo de alcohol afecta al metabolisto hepático y al funcionamiento adecuado de los riñones, el corazón y los pulmones, que son los primeros que se pueden ver afectados ante la presencia del coronavirus.

 

6.     Y en cuanto al sobrepeso ¿es cierto que también debilita el sistema inmunológico?

Por supuesto que el sobrepeso es la antesala de la obesidad, y ésta la de la diabetes mellitus tipo 2, por lo que debemos tratar de conseguir el “peso saludable”, y no el “peso ideal” especialmente tratado por la publicidad de la imagen que está de moda.

 

7.     ¿Entonces una buena dieta reforzará el sistema inmunológico se lo pondrá más difícil a virus y bacterias en general?

Sin duda alguna. Una buena alimentación saludable, basada en los principios de nuestra dieta mediterránea y la práctica regular del ejercicio físico, son los elementos fundamentales para proteger y potenciar nuestro sistema inmunológico, que en definitiva constituyen nuestras principales defensas contra los microorganismos y en este caso el coronavirus.

 

8.     ¿Y al coronavirus en particular?

El coronavirus para poder vivir y replicarse necesita siempre de una célula viva. Sortea como cualquier otro virus nuestras barreras externas, las mucosas respiratorias en este caso, y atraviesa la membrana de una célula para apropiarse de su ADN y de esta forma tener vida propia, matar a la célula y replicarse continuamente en una nueva célula. El coronavirus debe su nombre a la especie de “corona” que le rodea y utiliza esas “espículas” para atravesar la membrana de nuestras células. Nuestro sistema inmunitario es el encargado de crear los anticuerpos necesarios para frenar el crecimiento de cualquier microorganismo, por lo que es esencial mantener unos hábitos saludables tal y como hemos comentado anteriormente: alimentación saludable y equilibrada con nuestra dieta mediterránea y la práctica moderada y regular de ejercicio físico, caminando al menos 40 minutos diarios.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog