Menu
Menu

«Más que disfagia, lo que origina el COVID-19 es una odinofagia o dolor al tragar» 

Publicado en el suplemento de salud de La Razón

Pedro de María Pallarés, Especialista en Aparato Digestivo, en la Unidad de Aparato Digestivo de Hospital Fuensanta (link: https://hospitalfuensanta.com/) y en la Unidad de Endoscopias del Hospital Universitario de La Paz.

 

¿Qué es la disfagia?

Consiste en la dificultad para tragar, que se clasifica como alta cuando se da a nivel faríngeo o a nivel de esófago cervical o como baja cuando afecta al resto del esófago. Asimismo, se divide en disfagia a sólidos, a líquidos o mixta cuando dificulta la ingesta de ambos tipos de alimento.

¿Cuándo y por qué se produce?

La disfagia se ocasiona bien por una reducción del calibre del esófago que ocasiona estenosis (“estrechez”) o por una disfunción neuromuscular del mismo.

¿A veces puede darse a consecuencia de alguna enfermedad concreta?

Existen múltiples patologías que pueden ocasionar disfagia. Desde infecciosas como la candidiasis, como otras de base inmunoalérgicas como la esofagitis eosinofílica, otras neurológicas como el ictus o el Parkinson o también de causa tumoral.

La causa más frecuente de nuestro medio es la esofagitis eosinofílica que como se ha denotado previamente responde a una inflamación provocada por una reacción inmunoalérgica a determinados alimentos como el gluten, los crustáceos, el huevo o los frutos secos, entre otros.

Parece que es una secuela frecuente post covid, ¿no?

Mas que una verdadera disfagia parece que lo que ocasiona el Covid-19 es odinofagia, o dolor al tragar. No obstante, sí que es cierto que un número relevante de pacientes ingresados han desarrollado disfagia secundaria a una infección por un hongo como es la candida originando una esofagitis candidiásica. Esto se ve sobretodo en pacientes tratados con corticoides y/o antibióticos. Sería recomendable que aquellos pacientes que presenten los síntomas de disfagia, hayan pasado Covid-19 o no, acudan al médico especialista en aparato digestivo para que le puedan realizar las pruebas diagnósticas pertinentes.

¿Y a qué se debe su relación con el covid?

La odinofagia (dolor) ocasionada por el covid parece ocasionada por inflamación local a nivel faríngeo. Si bien es cierto que este dolor en ocasiones puede llegar a dificultar la ingesta dando lugar a cierta sensación de disfagia. No obstante, estas molestias suelen remitir de forma espontánea al cabo de días o en algunos casos semanas.

¿Cómo hay que tratar la disfagia?

En este caso la odinofagia se recomienda tratar con antiinflamatorios no esteroideos (AINES) así como analgésicos como el Paracetamol. En el caso de la disfagia ocasionada por cándida se recomienda tratar con antifúngicos como la nistatina o el fluconazol. Otras causas de disfagia pueden precisar otros tratamientos como la dilatación endoscópica con balón, corticoides o inhibidores de la bomba de protones (IBP) como el Omeprazol, en función de la enfermedad que la ocasiona. Para conocer la causa que provoca la disfagea es necesaria una exploración médica.

¿En qué puede derivar una disfagia, cuáles pueden ser sus efectos secundarios en la salud de quien la sufre?

Una disfagia puede evolucionar (siempre en función de su causa) a lo que se denomina afagia o incapacidad para ingerir. En esos casos se debe acudir a urgencias por el obvio peligro que ocasiona el no poder ingerir nada.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog