Menu
Menu

Solo una cualidad

Publicado en La Razón

A pocos días del día del Orgullo Gay en Madrid y mientras muchos balcones comienzan a engalanarse para celebrar, este año online, pocos recuerdan que, antes de la propia fiesta, hay otra fecha señalada : el 28 de junio. En entonces cuando se conmemoran los disturbios de Stonewall, esas manifestaciones espontáneas y violentas en protesta por una redada policial en tal pub neoyorkino, que fueron las primeras en EEUU contra un sistema que perseguía a los “distintos”. Tras aquellos disturbios, los gais y lesbianas de Nueva York se unieron y formaron una comunidad cohesionada. El movimiento Gay había comenzado su camino para reconocer algo tan poco extraordinario como la normalidad. Corría el año 1969. 51 años después han cambiado muchas cosas, pero, por desgracia, aún existen 11 países con pena de muerte contra los homosexuales o personas que lo consideran un mal que se puede curar, pese a que, en 1990 (¡hace apenas 30 años!), la OMS lo eliminara de la clasificación internacional de enfermedades. No me gusta la estética del Orgullo, porque detesto lo excesivo, en general. Y también porque si algo desearía de corazón es que la sexualidad de cada cual se considerase una característica más de la persona y no se tuviera que reivindicar, festejar o siquiera manifestar. Pero sé bien que pese a tantos avances en dirección a la igualdad,  aún sigue existiendo quien se siente superior a los otros por su sexualidad e incluso quien piensa que si es diferente a la suya supone un defecto de fábrica que hay que combatir o extirpar. Son personas ignorantes, incapaces de comprender que la orientación sexual es solo una cualidad sin adjetivo. Ni positiva, ni  negativa, solo una cualidad.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog