Menu
Menu

PRENSA · Artículos

Serenidad

Hoy un amigo de años me ha asegurado sentirse sereno. Después de confesarme que un amor fú le arrancó de casa durante más de un año y que acababa de volver con el rabo entre las piernas, como un can culpable, me ha hablado de la serenidad y de estar donde hay que estar. …seguir leyendo

Los peligros del asfalto

Las ciudades cada vez se complican más. Somos muchos y tiene  haber espacio para todos: para los autobuses, los taxis, los coches, las bicis y, naturalmente, los peatones. En los últimos tiempos, como la bici se ha puesto de moda, por salud, por necesidad o porque por fin se ha contemplado como medio de transporte, se habla sin cesar de algunas víctimas a lamentar, por la falta de comprensión por parte de los conductores o porque no se les concede el espacio imprescindible para su seguridad; pero también hay que decir que hay ciclistas que quieren nadar y guardar la ropa.

…seguir leyendo

“Con o sin gluten”

No se si unas hostias sin gluten son menos hostias, pero parece que sí, porque el Papa ha llamado la atención a los sacerdotes que, por ahorrarse unos eurillos, deciden pedirlas por Internet incluso a la mismísima China. “El pan debe ser pan y el vino debe ser vino” ha dicho el pontífice. …seguir leyendo

Ruin, miserable e intolerable

Está de moda ser medio perro. Y querer a los animales. Y también mentir. Sobre todo en televisión. Todo por la audiencia, ya se sabe, incluso cambiar a un perro difunto al que una protectora ha tratado de rescatar sin éxito, por otro que proporcione un final feliz al fallido rescate. …seguir leyendo

Politicamente correcto

Hace muchos años, una de las mujeres a las que más quiero y admiro en el planeta, Nativel Preciado, que opina como nadie, con un sentido común y una sensatez dignas de alabanza me dijo “estoy harta de opinar”. Yo creo que no lo decía del todo en serio porque, entonces, aún no habíamos llegado a un momento como el actual, donde opinar se ha vuelto una tortura, no por lo que se tenga que decir, sino porque cada vez se pueden decir menos cosas. …seguir leyendo

Niños y coches

Hace ahora ocho años, cuando mi hijo pequeño tenía dos, un día, al recogerlo de la guardería lo metí en el coche y lo senté en su sillita, y dejé la llave, apenas un minuto, mientras yo rodeaba el vehículo para ocupar mi sitio. …seguir leyendo

Declaraciones, inspecciones y todo lo demás

Hace ya un tiempo considerable Hacienda cambió las reglas del juego y decidió que ya nadie podía facturar a través de sociedades –aunque se tuviera un par de empleado o tres-, si el trabajo principal lo desarrollaba uno mismo, y que eso de tener las oficinas en casa –por más que se trabajara allí- no era más que una tapadera. …seguir leyendo

Qué paradoja

Si acatamos las conclusiones judiciales del caso de Marta del Castillo, Samuel, el colega del Cuco, cómplice del presunto autor material del asesinato de la joven, está limpio. Eran amiguitos todos…., pero nada más. Samuel salió absuelto, así que, oigan, hay que aceptar que para la Justicia, esa gran amiga de la verdad, el tipo es ajeno a ese asunto turbio, donde los padres de la víctima ni si quiera tuvieron nunca un cuerpo para enterrar. …seguir leyendo

Macron, perfecto en política, pero…

No sé si Macron es el hombre perfecto, pero lo parece. Y no solo por esa pinta de chico reluciente, europeista, de razonable optimismo y enorme amor a su país, sino también porque, según su madre, “Laetitia Casta podría desnudarse delante de él y no pasaría nada”. …seguir leyendo

Dudas espantosas

El caso de Pedro Luis Gallego pone de manifiesto una pregunta reiterada: ¿es posible rehabilitar a un violador? Gallego, después de sus primeras violaciones fue ingresado en un centro psiquiátrico a principios de los años 90. Cuando le consideraron “curado” le dejaron libre.

…seguir leyendo