Menu
Menu

Radio

cabecera_nueva_radio

A toda radio (1998-2000) ONDA CERO
Con un formato en el que cabía la actualidad, la tertulia, la moda, las denuncias, los resúmenes radiofónicos y muchísimas cosas más estuve trabajando durante dos años en Onda Cero.

Fueron dos años de una radio repleta de trabajo y de esfuerzo en el que tuve la ocasión de formar un gran equipo en el que cabía destacar a Rosana Güiza, Marisol Parada, Rafa Martínez Simancas, Jose Luis Roig, Fernando Fernández de Trocóniz, Juan Adriansens, Petra Mateos o Victor Serrano, con los que compartí unos tiempos difíciles que, al final, acabaron coronados con una antena de oro.

A vivir que son dos días (Septiembre 1994 – Julio 1996) CADENA SER

Durante dos temporadas codirigí y presenté junto a Javier Rioyo este formato creado en su día por el propio Javier, Concha García Campoy y Lorenzo Diaz, al que Javier y yo le dimos la vuelta por completo y le dejamos impregnado de nuestra personalidad y la de los grandes colaboradores como Eduardo Haro Tecglen, Carlos Boyero, Fernando Rodriguez Lafuente, Charles Powell o Isabel Estapé, entre otros muchos.

Fueron dos maravillosos años de arrollador éxito (fue la primera vez que un formato de radio pasaba el millón de oyentes, en unos días en los que había menos emisoras y menos posibilidades) en los que disfrute muchísimo con las entrevistas, las tertulias, la crítica de cine, de libros…Una etapa radiofónica especialmente gratificante y feliz.

Si amanece nos vamos (Septiembre 1993 – Septiembre 1994) CADENA SER

El título es el de un grabado de Goya de la serie Los Caprichos, que le “birlé” a Juan Cruz una noche de verano. Juan decía que ese título le parecía fantástico y que quería ponérselo a una novela; yo estaba preparando el programa de las madrugadas en la Cadena Ser, tras El Larguero y cuando escuché el título me pareció tan fantástico que le pedí que me lo cediera. El generosamente lo hizo y además me cedió gratuitamente durante todo un año, sin fallar ni un solo día, las cartas que escribía para el programa.

Si amanece nos vamos resultó un rotundo éxito. Los entrevistados, el contestador, las conversaciones en directo, las tertulias, los libros… Fue un programa de una calidez extraordinaria que cambió el panorama de las madrugadas en la radio y consiguió una audiencia sorprendente. Cuando terminó la temporada, el relevo del Si amanece nos vamos original se hizo en la primera parte con Hablar por hablar y en la segunda con otro formato que no tenía nada que ver con Si amanece nos vamos, pero que conservó el título. Siempre he creído que Si amanece nos vamos fue mi mejor programa de radio y sin duda en el que me sentí más feliz.

El serial (Enero – Julio 1993) CADENA SER

Javier Capitán y Luis Figuerola me propusieron que fuera la presentadora “seria” que compartiera micrófono con ellos en las tardes de la Cadena Ser.  Se trataba de un magazine impregnado de humor en el que no siempre era sencillo poner orden. Los retratos de los entrevistados los hacía Goyo González y los geniales relatos de final de programa Rafael Martínez Simancas. Pese a que no resultó un gran éxito yo disfruté muchísimo con el enorme talento de mis compañeros, de los que aprendí muchísimo.

Caliente y frió (Septiembre 1989 – Diciembre 1990) RADIO INTERCONTINENTAL

En los tiempos más gloriosos del programa entré a formar parte de él, junto con José María Comesaña. Comesaña se ocupaba de la parte de espectáculos y yo de cultura y política.  Recuerdo que mi primera entrevista fue a Miguel  Herrero y Rodríguez de Miñón. Entrevisté a toda suerte de personalidades y entre ellas a Pedro J. Ramírez, justo el mismo día que acababan de echarle de Diario 16. Terminé la entrevista diciendo: “Habiendo un Pedro J. Ramírez, si no hay un Diario 16, habrá un Diario 17″ Pedro J. se creyó que yo tenía información privilegiada sobre la creación del Diario El Mundo, porque justo aquel día, Alfonso Rojo y él habían conseguido el primer cheque para poder crearlo y me propuso para ser su biógrafa.

De la noche a la mañana (Julio – Agosto de 1989) CADENA SER

Mi primer programa de radio. La casualidad quiso que cuando iba a hacer una prueba para los informativos de la Cadena Ser me escuchara el director  Augusto Delkader y me preguntara si me atrevería a hacer un programa de madrugada diario. Aunque se trataba de rellenar cuatro horas yo dije que sí y con la ayuda de una compañera (Susana) sacamos adelante aquel formato, un poco desordenado, en las madrugadas de aquel verano.