Menu
Menu

Premio Princesa de Asturias para Carlos Sainz, ya

Publicado en La Gaceta de Salamanca

Veo a Carlos Sáinz envuelto en la bandera de España, sonriente y orgulloso, acompañado por su hijo y rodeado de una aglomeración de medios y de fans y me dan ganas de llorar. Es emoción, claro. Ver a alguien cercano, querido y admirado triunfando como solo lo hacen los campeones arranca muchas lágrimas. Y eso es lo que es Carlos Sainz para todos los españoles. O algo más. Es una leyenda viva como le ha escrito su hijo, también exitoso piloto, él de Formula 1, en una emotiva carta. Tanto este chico –ya un hombre-, como sus dos hermanas, Blanca y Anita,  han bebido del elixir de los Sáinz-Vázquez de Castro. Una pócima misteriosa que hace aflorar el talento, gracias a un esfuerzo continuo y una disciplina férrea que pocos mortales seríamos capaces de soportar. No existen los milagros y Carlos es de los que se levantan al alba para entrenar aun sin Dakares, y quien ha inoculado esa fuerza de voluntad a sus tres hijos. Porque Carlos Jr lo demuestra en público, en los circuitos, pero Blanca y Anita han hecho lo propio, y una ya acabado con brillantez su carrera universitaria y trabaja con gran reconocimiento y la otra va por el mismo camino. Pero, claro, cherchez la femme, que dirían los franceses. Al lado de Carlos siempre está Reyes, el secreto del éxito del campeón , la Penélope que teje y desteje esperando a su glorioso Ulises, y que lo recibe y lo comprende como nadie sabría hacerlo. La misma que ejerce de mamá gallina con sus polluelos y que vive con intensidad cada uno de los pasos de todos los miembros de su familia, conteniendo los nervios y las angustias, y aportándoles siempre esa cordura y esa paz que les hace invencibles.

Veo a Carlos Sáinz y no puedo dejar de pensar que él esa parte de la mejor historia de España. Esa en la que todos estamos de acuerdo, que todos reivindicamos y queremos, vivamos en la autonomía que vivamos. La España valiente y decidida, cabezota, llena de brío y valentía, capaz de empeñarse hasta el último aliento para conseguir hacer realidad sus sueños. Si este hombre, que nos representa a todos y es ejemplo de tantas cosas no tiene los méritos suficientes para que le den, de una buena vez,  el Princesa de Asturias, perdónenme que lo diga, pero ese premio valdrá menos cada vez menos. ¿Le damos el Princesa de Asturias a Carlos Sainz? No lo dudemos. Nadie lo merece más .#PremioPrincesadeAsturiasparaCarlosSainzYa. Pidámoslo en redes con este hastag.

 

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog