Cuando terminé de escribir La chica a la que no supiste amar, la tercera novela de la saga protagonizada por el detective Tony Roures que comencé con A menos de cinco centímetros y continué con La mala suerte, tenía el corazón tan tocado, que necesitaba hacer una breve pausa y distanciarme del género negro.

…seguir leyendo