Menu
Menu

De Madrid al cielo

David Moralejo. La Razón, 21 de abril de 1998.

Si no fuera tan rubia, tan alta y tan nórdica como le decían de pequeña, Marta Robles podría ser un chotis, la más madrileña del foro quizá por eso de que nació en Chamberí, mejor barrio imposible cuando lo que toca es ser castizo. Entre esto y lo de su programa de Telemadrid, «A la última», Marta es algo así como una fenomenal guía repleta de rincones donde perderse por la capital, tan feno­menal que en un momento nos suelta una lista de restaurantes casi imposible de enumerar, tampoco de apuntar con el boli a todo gas.

Como diría aquel, la periodista ha venido a hablar de su libro, así que mejor centrarnos porque ésa es la excusa que encontramos para charlar un rato con ella. “Diario de una cuarentona embarazada” (Planeta) es el título de su irónica visión sobre una realidad cada vez más habitual en el mundo que vivimos, tanto que la propia Marta ha sido madre pasados los cuarenta. Por eso, acertarán si piensan que hay algo de autobiográfico en la novela, pequeños detalles para redondear una trama divertida y empeñada en romper tópicos. Aunque en un primer momento suene a literatura para mujeres, Marta aclara que de eso nada, que los hombres deberían leer el libro no sólo para reírse, que también, sino para aprender un poco más sobre el sexo contrario, para intentar comprender cómo se siente una madre cuando de repente su vida gira alrededor de una enorme barriga.

Marta defiende la maternidad en la madurez como la mejor fórmula para rejuvenecer, y además insiste en que las mujeres alcanzan la plenitud una vez cumplidos los 35, esa edad en la que sentirse bien por dentro y por fuera sirve para sonreír como lo hace ella, tan rubia, tan alta, tan nórdica y tan estupenda. Al final, semejante despliegue de optimismo acaba pasando factura, y metidos en harina casi le confesamos que el flechazo hacia ella surgió cuando presentaba “A toda página” en Antena 3, una época en la que compaginó televisión con la radio en el programa “A vivir q son dos días”. Coqueta lo justo porque no le hace falta, Marta reconoce que la descubrimos tarde porque ya llevaba mucho tiempo dando guerra, lo mismo en Madrid que en Londres, donde vivió una temporada. Allí aprendió los entresijos de la tele y, entre medias, alucinaba cuando se cruzaba con los Rolling Stones por la calle, cuando persegía a Chrissie Hynde, cantante de The Pretenders, sin más intención que ver de cerca a su ídolo. Aventuras que darían para otro libro, sólo haría falta q Marta encontrara hueco en su apretada agenda laboral. De momento sigue al pie del cañón con “A la última”, donde cada semana recorre Madrid con un invitado diferente. Han pasado tantos que le cuesta enumerar, pero conseguimos que nos diga algunos de sus favoritos, como José Antonio Marina, Jaime Royo- Villanova y Gervasio Posadas. También le gustaría invitar a la Princesa de Asturias para que le mostrara sus rincones favoritos de Madrid Y aunque será complicado que acepte, después de conocer a Marta, sospechamos que su tenacidad puede con eso y más.

 

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog