Menu
Menu

Viene la Navidad

Si está ahí, aún agazapada, pero a punto de asomar la cabeza. De hecho, en breve, en casi todas las casas y más si hay niños, comenzaran a florecer los árboles y los Misterios. Antes de que el tiempo se nos eche encima, nada como comenzar a recordar los pequeños detalles que pueden hacer que nuestra Navidad sea especialmente mágica.

Empecemos por el árbol. Los hay para todos los gustos y todas las creatividades. Desde el abeto de toda la vida -¡mejor si es falso o lo vamos a plantar luego, por favor que nos quedamos sin árboles!- que se puede adornar con mil colores, sólo de rojo y dorado, exclusivamente de plata o de mil y una manera más, al plateado portavelas que se vende en los Carrefour y que cuesta 12 euros, el tradicional de Habitat que lleva incorporadas las luces y cuesta 25 o los que son puros armazones de metal que tanto les gustan a los decoradores. Un consejo: si a alguien no le cabe el árbol en casa, nada como que pinte una bonita rama en color dorado o plateado y la pinche en un tiesto teñido del mismo color. Unas discretas bolas harán el resto.

Lee el artículo completo en Wapa – Los secretos de Marta

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog