Menu
Menu

La monarquía moderna

Aquel 4 de octubre de 1997 en el que la Infanta Elena contrajo matrimonio con Iñaki Urdangarín y los fuegos artificiales iluminaron su amor tras una boda de cuento de hadas, nadie supuso que, pasados los años, su flamante marido podría poner en riesgo a la monarquía.

Es cierto que fueron muchas las personas que, a media voz al menos, comentaron lo extraño que les parecía que una infanta de España se casase con un deportista, ni siquiera de relieve y de quien las malas lenguas aseguraban que no había concluido sus estudios universitarios. Que una infanta se case con alguien sin formación ni fortuna, le puede costar el doble los españoles, decían los mismos que, pasados los años y viendo la felicidad del matrimonio acabaron por olvidarse del asunto. Hoy sin embargo, tras la retirada del apoyo de Zarzuela al Duque de Palma, por no haber tenido «un comportamiento demasiado ejemplar», el tema cobra vigencia y actualidad y se vuelve al viejo debate de siempre. ¿Los miembros de las monarquías han de casarse con quien quieren o con quien deben?

Lee el artículo completo en La Gaceta de Salamanca.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog