Menu
Menu

«El consumo excesivo de uvas supone un elevado aporte calórico»

Publicado en el suplemento de salud de La Razón

Entrevista a Elena Barquín Conde, dietista-nutricionista del Instituto de Obesidad

Las uvas aportan múltiples propiedades y beneficios a la salud. Entre ellos podemos destacar:

-Efecto antioxidante debido a la presencia de resveratrol, en las uvas negras, que pueden ayudar a prevenir y mejorar el envejecimiento.

-Efecto antiinflamatorio

-Reductor del riesgo de enfermedad cardiovascular por su alto contenido en polifenoles, así como en la prevención de HTA por su alto contenido en potasio, que ayuda a controlar los niveles de presión arterial.

-Ayudan a mejorar el estreñimiento, tanto por su alto contenido de agua como por su contenido en fibra.

-Un fuerte efecto diurético, que además de contribuir a la eliminación de líquidos y otras toxinas, puede contribuir en un correcto funcionamiento de los riñones, beneficiando casos de hiperuricemia o gota y presión arterial elevada. Este importante efecto depurativo se debe al alto contenido de pectinas presente en las uvas.

-Prevención del desarrollo de espina bífida durante el embarazo gracias al elevado aporte de ácido fólico, en el caso de las uvas negras.

-Efectos beneficiosos para el cuidado de la vista gracias a la presencia de antocianinas, una sustancia presente en la piel de las uvas y responsables de su color, que protegen los capilares de la retina.

¿Su desventaja sería que son muy calóricas? ¿Qué engordan mucho?

Las uvas están compuestas principalmente de agua, pero tienen también un alto contenido en azúcares, por tanto, aunque sean muy beneficiosas para salud, un consumo excesivo de las mismas supone un elevado aporte calórico. Se pueden consumir, pero en cantidades y de forma moderada.

¿Eso lo compensa el hecho de que tengan una gran capacidad depurativa? ¿A qué obedece esa capacidad depurativa?

Si bien es cierto que, aunque las uvas tienen un importante efecto depurativo, beneficioso para la salud, esto no debe suponer un consumo excesivo de estas, que puedan suponer un alto aporte calórico y en consecuencia un posible aumento de peso. Gracias al elevado contenido de pectina, una sustancia presente en distintas frutas, con una función similar a la fibra, que ayuda a eliminar las toxinas y sustancias nocivas del organismo, depurando así el mismo y proporcionándole a las uvas una importante capacidad depurativa y efecto drenante.

¿Son mejores las uvas blancas o rojas para la salud?

Aunque las diferencias que se pueden encontrar entre el valor nutricional y los beneficios entre ambos tipos de uva (negra y blanca) son mínimas, sí que se pueden encontrar algunos aspectos que difieren entre ellas. Por una parte, la uva blanca tiene mayor cantidad de azúcar (glucosa y fructosa) que la uva negra y, por tanto, tiene un sabor más dulce. Ambos tipos de uva tiene un alto contenido en vitaminas y minerales (vitamina C, ácido fólico, vitamina B6…), pero podemos encontrar diferencias como, por ejemplo, el ácido fólico y el potasio que se encuentran en mayor cantidad en la uva negra, mientras que el magnesio es mayor en la uva blanca. También podemos encontrar mayor cantidad de compuestos fenólicos como el resveratrol y los flavonoides en la uva negra, y que aportan importantes propiedades beneficiosas en la salud.

Ahora en el mercado encontramos uvas con y sin pepitas ¿hay alguna diferencia en su calidad nutricional?

No hay ninguna diferencia respecto al valor nutricional de las uvas con pepitas y sin pepitas. La diferencia está en la forma de producción de estas.

¿Cuántas uvas se recomienda consumir a una persona adulta a la semana?

No se ha establecido una cantidad recomendada de uvas que deben consumirse a la semana. La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda consumir 400 g de fruta y verdura al día (3-5 porciones al día). Dentro de esta recomendación se puede incluir el consumo de uvas. La cantidad recomendada de uvas que corresponde a una porción es 100 g (aprox.)

¿En las embarazadas la ingesta recomendada es superior?

En las embarazadas la ingesta recomendada no es superior. Si bien es cierto, que la ingesta moderada puede contribuir beneficiosamente durante el embarazo, como el aporte de antioxidantes o de ácido fólico, que puede ayudar a prevenir la espina bífida. Pero, por otro lado, el consumo de esta fruta no se recomienda en pacientes diagnosticadas con diabetes gestacional, puesto que la cantidad de glucosa que contiene es elevada. Además, durante las primeras semanas de embarazo, se desaconseja un consumo muy excesivo que pueda contribuir al aumento de los niveles de acidez presentes durante el primer trimestre de gestación.

¿Y en los niños y ancianos?

La cantidad recomendada es igual que para el resto de los grupos de edad. Debido a los distintos efectos beneficiosos que tiene sobre la salud (antioxidante, antienvejecimiento, antiinflamatorio, reductor riesgo cardiovascular e HTA, sobre la litiasis renal…) es recomendable el consumo moderado de esta fruta, especialmente en el grupo de mayor edad.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog