Menu
Menu

La crónica de Marta Robles: Dos mujeres hablan de sus ex, en la semana del más terrible asesinato

Publicado en La Razón

Lunes

Una niña de 6 años, Olivia, aparece muerta en su casa. La madre, que acaba de perder su custodia, pasa a disposición judicial. A la pequeña la mató una dosis elevada de pastillas. Bueno, no: la mató quien se las puso en la leche. Presuntamente su madre. Tres días tarda la Ministra de Igualdad en hacer declaraciones sobre el asunto, en tanto lamenta el asesinato de una mujer de 30 años, en Cáceres, supuestamente a manos de su exmarido. Finalmente dice que no se juega con el dolor de las víctimas, que condena todas las formas de violencia contra la infancia…, pero elude cualquier referencia a que la madre pueda ser la asesina y se olvida del dolor del padre. Ni un paso atrás contra la violencia machista. Ni un paso atrás contra la perversión de pretender que todos los hombres son malvados y todas las mujeres son santas.

Vuelve Corinna Larsen. La rubia de oro y su «amante bandido» (corazón, corazón malherido) no dejan de dar titulares. O, mejor dicho, ella los propicia. Primero fueron declaraciones off the record, luego entrevistas oficiales y ahora un podcast con todo lujo de detalles de su relación: Que si el Rey Don Juan Carlos la llamaba diez veces al día y le enviaba cartas manuscritas y flores a diario; que de pronto (¿cuánto tardó?) se dio cuenta de que ella era parte de su «harén»… Que le puso el seudónimo de Sumer (Su Majestad El Rey), que acabó conociendo todo el mundo…Que era un seductor nato pero solo tenía ojos para ella (¿y entonces, el harén?)… No sé si esta señora busca venganza, notoriedad o más dinero, pero sorprende que no quiera «descansar en paz» No morirse, claro. Pero si dejar de estar en el ojo del huracán. ¿Qué seguirá al podcast? ¿Un libro de memorias? ¿Una novela sobre el que, según dice «en mi corazón era mi esposo»?.

Miércoles

Elon Musk quiere cobrar 8 dólares por cada perfil verificado en Twitter… «El sistema actual es una mierda», dice. Asegura que por esos 8 dólares dará unas cuantas contraprestaciones en las búsquedas y otras cosas que se me escapan. Me pregunto si el hombre más rico del planeta ha comprado Twitter para salvar al mundo de la violencia, la infamia y la desinformación, como pretende, o solo para hacerse más rico. De momento, mientras muchos usuarios y otros tantos anunciantes huyen, Elon Musk aprovecha para despedir a 3.500 personas, casi la mitad de la plantilla…

Jueves

Otra que habla de su ex: Esther Doña. Sus palabras (caniche en ristre) causan estupefacción. Que si SantiagoPedraz la dejó por Whatsapp, que si le dolió más la ruptura que la muerte de su padre y de su esposo (el marqués de Griñón). Que si los amigos del marqués le van a presentar a otros «caballeros». Que si el juez se ha hecho conocido gracias a ella y que su «fama» ha posibilitado que el magistrado venda sus cuadros, que si a él le encantan las cámaras… ¿Qué decir? Pues que el juez Pedraz es un profesional de reputación intachable que, para su suerte, ha pasado página de este episodio que, lejos de beneficiarle, le ha puesto en boca de todos. Y no le gusta, como tampoco las cámaras, por mucho que lo diga Doña, que también se «equivoca» en lo de los cuadros. El juez no los vende: solo donó uno para una subasta benéfica. Y, por cierto, es todo un caballero, aunque no tenga título nobiliario. Dan fe sus amigos, que algo saben de las líneas rojas y dicen que ellos, más que por whatsapp, habrían roto con un burofax.

Viernes

Salta la información de que el padre de Olivia era un maltratador ¿Lo era? Una discusión con su mujer, por el divorcio que él reclamaba, que concluyó «agarrándola del brazo izquierdo, zarandeándola y golpeándola en el mismo brazo y en la espalda» llevó a que fuera condenado a 9 meses de prisión, en febrero de 2020; pero el juez desestimó el resto de las acusaciones de la madre (delito de violencia habitual, delito de lesiones psíquicas y delito leve de injurias). Hasta dijo que «falta la verdad» y ofrece «informaciones sesgadas». Le impuso la pena mínima por un hecho puntual. Una pena que suspendió bajo la condición de que no hubiera reincidencia en el plazo de dos años y no consideró impedimento para otorgarle la custodia. La presunta asesina de la niña interpuso después hasta 28 denuncias que fueron desestimadas…¿Era un maltratador? Con esta información, algunos parecen querer eclipsar el hecho de que una madre pudo haber asesinado con premeditación y alevosía a su propia hija.

Back to Blog

Comments

Deja un comentario

Back to Blog