Menu
Menu

La crónica de Marta Robles: El exitazo de la cumbre de la OTAN

Publicado en La Razón

Empieza la cumbre y parece que lo más importante son los modelazos de la Reina y las primeras damas… Eso y las bromas de Boris Johnson, que es un payaso

Lunes

Los marroquíes se han apresurado a excavar las fosas para los inmigrantes fallecidos el viernes en un intento de asalto a la valla de Melilla. No sé exactamente cuántas son. Bailan los números de las fosas y de los muertos. Van desde 21 a 37. Idéntica vergüenza de un mundo incapaz de ser lo suficientemente solidario para no partirse entre ricos y pobres.

Entiendo que haya que realizar las investigaciones pertinentes que pidió Irene Montero cuando por fin la dejaron hablar (hasta en cinco ocasiones la portavoz del Gobierno evitó que respondiera a la prensa cuando se le preguntó), pero, en realidad, es lo de menos.

¿La culpa es de las mafias? La peor mafia del planeta es el hambre, la imposibilidad de sobrevivir en países donde la precariedad es extrema. Ya no se trata de impedir el enfrentamiento entre los socios del Gobierno antes de la Cumbre de la OTAN o de no importunar a Marruecos, ahora que Pedro Sánchez es tan amiguito de Mohamed VI; ni siquiera de forzar a la OTAN a que se plantee, por primera vez, proteger Ceuta y Melilla, sino de replantearse un mundo que explota porque hay lugares en donde los seres humanos no pueden vivir. Escapan de la miseria, de la pobreza, de la desesperanza… ¿Ustedes no lo harían en su lugar?

Martes

Empieza la cumbre y parece que estamos todos más ávidos de ver la «química» entre Joe Biden y Pedro Sánchez o los modelazos de la Reina Doña Letizia y de la primera dama norteamericana Jill Biden durante el día, y del resto de las damas durante la noche, en la cena del Palacio Real, que de los asuntos importantes.

Unos asuntos importantes entreverados con las bromas del payaso de Boris Johnson diciendo que si Putin hubiera sido mujer no se habría lanzado a la guerra en Ucrania o haciendo bromas con Justin Trudeau sobre la foto de Putin a caballo y sin camisa o sobre el tamaño de los aviones de uno y otro…

En fin, Johnson que quiere redimirse de sus «travesuras» de pandemia conquistando a las mujeres a las que quiere convencer de que son más buenas que los hombres (anda que no ha habido malvadas a lo largo de la historia) y haciendo bromitas, como siempre, de pésimo gusto.

Miércoles

Dice el ministro José Manuel Albares que «la seguridad de los españoles será mayor tras esta cumbre» y hay que reconocer, hasta el momento, todo lo que se ha hecho respecto a la seguridad y a la organización de esta cita histórica ha sido impecable.

Enorgullece pensar que todo está funcionando como un reloj, que los ciudadanos han dejado los coches en casa y no se han quejado de nada, que los que se han manifestado contra la cumbre han sido cuatro y no ha habido ningún incidente… Todo impecable, la verdad. Después de esto ya nadie en Europa podrá volver a levantarnos la nariz y hacernos de menos. Sobre todo, Francia tras los tremendos episodios parisinos en la final de la Champions.

Solo un «pero»: ¿No deberían haber asomado la cabeza en este encuentro los responsables de Madrid? El alcalde Almeida, la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso… ¿Nadie se lo ha planteado? ¿No han querido ellos? ¿O Sánchez ha decidido que quería todos los méritos para él?

Jueves

Hoy acaba la cumbre de la OTAN y empieza la vida real. Y ahí quedan los compromisos de Sánchez de duplicar el gasto militar a corto plazo, ya que en dos años en la OTAN se fijarán objetivos superiores de inversión en defensa. Entre eso y lo de que Biden aumentó el número de destructores de la base de Rota, sus socios dentro y fuera del Gobierno deben de estar de los nervios…

Seguro que mañana empiezan los rechazos masivos… No les hará cambiar de actitud ni siquiera que Putin haya respondido a lo pactado en la cumbre amenazando a Suecia y a Finlandia, y atacando a Ucrania.

Viernes

Se van los líderes de la cumbre de la OTAN. Mientras, todos celebramos el éxito rotundo (Feijóo ha felicitado a Sánchez, aunque recordándoles que la pactó Rajoy) y Podemos, como era de esperar, ya empieza a mostrar su rechazo a subir el gasto en defensa…

Pero en fin, la cosa ha salido tan bien, que no ha entorpecido ni la primera operación salida de estas vacaciones que va a ser más que gloriosa. No tenemos un duro, todo está por las nubes, pero somos capaces hasta de empeñar el peluquín con tal de irnos de viaje. Cuando hagamos cuenta a la vuelta, ya veremos.

Por cierto. Adivina, adivinanza, ¿qué actor internacional súper de moda y guapisísimo lleva peluquín? Ahí lo dejo.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog