Menu
Menu

El milano vuela sobre Hoyo

Para disfrutar del lujo de la naturaleza, comer bien y practicar cualquier tipo de deporte o, sencillamente, sumergirse en las aguas de un reparador spa, no hace falta irse muy lejos. A cincuenta kilómetros de Ávila, en un pequeño pueblo llamado Hoyos del Espino, se encuentra un hotelito rural con el encanto y los servicios de un Chateaux Relais. Se llama el Milano Real.

Yo lo descubrí hace muchísimos años, allá por 1995, en el siglo pasado, cuando aún casi no estaba de moda en nuestro país este tipo de propuestas. Teresa Dom, quien entonces era directora general para Europa de Burson Masteller, aburrida del mundo «corporate», le propuso a su marido la aventura de diseñar una casa rural de lujo con el más bello de los paisajes como cómplice. Así nació el Milano Real.

Ubicado en plena sierra de Gredos, frente al macizo central, el lugar no puede ser más bello. Y la posibilidad de recorrerlo caminando, a caballo o en bici, lo hace más cercano y delicioso. Vuelan los milanos en el entorno de este hotel que lleva su nombre, mientras la posibilidad de recorrer otras fondas y restaurantes, tanto en Hoyos del Espino –me gusta especialmente el del Hostal Mira de Gredos, donde Luis y su mujer ofrecen los productos de mayor calidad, entre los que se incluyen las inigualables patatas revolconas y, por supuesto, unas excepcionales carnes–, como en Navarredonda de Gredos, el pueblo de al lado, compite con la de degustar los exquisitos menús que ofrece el propio hotel.

Precisamente al término de Navarredonda pertenece el Parador Nacional de Gredos, uno de los más antiguos de España, construido en 1928. Un edificio de piedras en las que queda recogida su historia de cazadores de otros tiempos y hasta la de aquel «Generalísimo» que lo tenía entre sus lugares preferidos. Ahora, con el andar de los años, conserva la imponente presencia y las privilegiadas vistas.

Lo mejor de la zona, además de sus gentes, amables y hospitalarias, es que la naturaleza invade los sentidos y se cuela hasta en los malos pensamientos y los destruye. Las montañas serranas, con su plataforma, su circo y su galana como guardianas de la tierra, los pinares, el río Tormes jugando a volverse unas veces chico y otras grande y repleto de pozas para la aventura, además de las verdes praderas, ofrecen todas las posibilidades para gozar de un lugar mágico y distinto del que todos sus visitantes se enamoran. ¿Monumentos? La pequeña iglesia románica con interior gótico e interesantes retablos, que cuenta con un espino situado en la puerta principal, donde la leyenda dice que se apareció la Virgen –del Espino, naturalmente–, para indicar el lugar en donde quería que se ubicara la basílica. Buen sitio eligió la Virgen, que yo recomiendo también.

Claves

>> Nombre. El Milano Real.
>> Dónde. En Hoyos del Espino, en la provincia de Ávila.
>> Con encanto. Pertenece al club de calidad Rusticae de hoteles con encanto.
>> Contacto. 920 349 108

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog