Menu
Menu

El «biscotto» es una «shit»

Esto de la Eurocopa me está volviendo políglota. Olvidado ya el empate en el primer partido contra Italia, aún tengo vivo el recuerdo de la gloriosa victoria sobre los irlandeses que, por otra parte, no tenían ni la más remota posibilidad contra «La Roja», por mucho que se llevaran al campo a todos sus «leprechauns» o, lo que es lo mismo, a sus duendecillos mágicos.

Con el encuentro entre los dos primeros rivales en el horizonte, los italianos se temen un previo «biscotto», vamos, una galleta, un bizcocho o un pastel, que no les sabría nada dulce, si supusiera el empate a dos de Croacia y España y, de rebote, su eliminación. Como se puede ver, no hay nada como seguir el campeonato para ponerse al día del lenguaje internacional que, por otra parte, le hace sospechar a una, que en todas partes cuecen habas. Es decir, que todo el mundo confía en los milagros de los personajes fantásticos y que, en todas partes, se sabe lo que es el pasteleo.

Más allá de que una no crea que nuestra Selección, la mejor del mundo de todos los tiempos, tenga que «pastelear», lo cierto es que, por lo que me cuentan mis futboleros, esa acción es habitual en muchos partidos. Y no es ilegal, claro. Sólo una vergüenza. Como lo de Dívar, más o menos. Sólo que en el deporte aún creemos y en la Justicia hace mucho que ya no. Lo voy a decir internacionalmente para que se me entienda: no habrá «biscotto» cuando juegue España, porque eso es una «shit».

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog