Menu
Menu

«La ingesta excesiva de caramelos puede tener efecto laxante»

Publicado en el suplemento de salud de La Razón

La doctora Patricia Yárnoz, nutricionista del Departamento de Endocrinología de la Clínica Universidad de Navarra, aclara todas las dudas sobre el consumo de caramelos, cuya ingesta se ha disparado durante la pandemia.

-¿El consumo de caramelos supone un considerable aumento calórico?

Los caramelos se caracterizan por un alto porcentaje de azúcares en su composición, por eso siempre han sido recomendados como alimentos o productos de uso o de consumo muy ocasional, sobre todo en las poblaciones más vulnerables, como podrían ser los niños. Además, el consumo de estos alimentos está relacionado con una mayor prevalencia de caries. El consumo de caramelos no tiene porque suponer un aumento de calorías muy elevado ya que la mayoría de ellos tienen como componente principal los edulcorantes denominados polioles.

-¿Se le puede encontrar alguna bondad al consumo de caramelos o son perjudiciales para todo?

La única bondad atribuible a estos productos fruitivos es el la palatabilidad o disfrute que puede conllevar su consumo, a nivel nutricional no existe ningún componente que nos permita recomendar su consumo frecuente.

-Algunos de los que no llevan azúcar contienen algunos edulcorantes que tomados en demasiada cantidad pueden resultar laxantes, ¿no?

De hecho la mayoría de caramelos que tenemos hoy en día en el mercado se venden como sin azúcar. Los caramelos sin azúcar son productos cuyo principal componente son edulcorantes alcohólicos. La normativa actual ha regulado el empleo de estos edulcorantes de manera que la industria alimentaria tiene la obligación de indicar en el etiquetado “el consumo excesivo puede producir efecto laxante”.

-¿Y eso que se decía antes de que aportaban energía para el cerebro es verdadero o falso?

Si se necesita un aporte rápido de azúcar existen otras fuentes mejores para obtener energía que además nos aporten vitaminas y minerales como puede ser la fruta fresca.

-¿Diríamos entonces que lo mejor es no tomar caramelos?

En caso de consumirlos es importante comprobar el aporte de azúcar, que está relacionado con mayor prevalencia de caries y obesidad y el aporte de polioles, que está relacionado con presencia de molestias digestivas como gases y diarrea.

-En el caso de tomarlos, por gusto, por nerviosismo o por lo que sea, ¿qué precauciones tenemos que tener?

El consumo de cualquier tipo de caramelo debe ser ocasional independientemente de su composición ya que a nivel nutricional no aportan ningún componente imprescindible.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog