Menu
Menu

La guerra incomprensible

ENTRE los recuerdos más perversos que conservó en algún lugar recóndito de mi mente y que de vez en cuando me asaltan hasta la pesadilla, se encuentras no pocas imágenes de la guerra de los Balcanes. No estuve allí, no fui corresponsal de guerra, pero me cogió trabajando en los informativos de Telecinco, en la sección de internacional, junto a un periodista mítico y sabio llamado Felipe Mellizo, que me hizo estudiar de forma exhaustiva aquel terrible conflicto. Además, por aquello de ser la encargada durante algún tiempo de recoger los enlaces de internacional, creo que fui la primera que contempló aquellas pavorosas imágenes de la matanza en la panadería de Sarajevo, que aún no se me han ido de la cabeza. No hay nada que provoque más pánico que contemplar un ejercicio de cotidianidad tan natural en nuestras vidas, como es el de comprar el l pan, convertido en una orgía de sangre por la sinrazón de la guerra. No sé si aquella se hubiera podido evitar. Tengo la sensación de que eran tantos los frentes abiertos, étnicos, religiosos y económicos, que el frágil equilibrio establecido de una manera artificial se tenía que derrumbar de un modo u otro. Desde luego, aquel fue el peor. Y la crueldad entre hermanos y vecinos aún nos avergüenza a los que fuimos testigos desde tan corta distancia. En estos días en los que nos desayunamos con las imágenes de otra guerra no menos espantosa, como es la de Rusia contra Ucrania, no dejo de preguntarme si no hemos aprendido nada. Si pasado el tiempo tampoco somos capaces de frenar la crónica de una masacre anunciada. Porque lo veíamos venir desde hace ya tiempo. Sobre todo, EEUU que lo preveía con una exactitud, que hiela la sangre. Entre los “héroes” de guerra, aparece Zelenski, convertido en instigador de Europa contra Rusia, a modo de protección de su país. Supongo que este hombre sabe que si la OTAN participara, el conflicto derivaría en una guerra mundial. Supongo que también ha calibrado, antes de que todo empezara, que con una guerra, los ucranianos podrán alcanzare sus propósitos. ¿O no? Me lo pregunto porque todos sabemos que la de Rusia contra Ucrania, no acabará si Rusia no obtiene algo. De momento, parece que ya ha logrado que Ucrania no entre en la OTAN, veremos si consigue que tampoco lo haga en la Unión Europea, y la independencia de los territorios separatistas que exige. Si finalmente lo hace ¿cómo se enfrentará Ucrania e incluso todos nosotros que la apoyamos sin reservas a tantos refugiados y muertos? Y si no llega a obtener lo que desea… ¿hasta cuándo durará la guerra y cuantas víctimas se cobrará? En este disparatado escenario que siempre provocan las guerras, no ayuda que de pronto Finlandia y Suecia pretendan entrar en la OTAN ¿Qué pasaría si México se hiciera con armas nucleares que amenazaran a EEUU? ¿Qué pasó en Cuba? ¿Por qué en el siglo XXI reproducimos en guerras incomprensibles la falta de sentido común?

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog