Menu
Menu

Justificarse o morir

Estoy harta de ir a comer y a cenar. Un amigo mío dice que lo suyo es quedar a no comer y a no cenar, sobre todo ahora que se aproxima el verano que es cuando afloran a la luz los michelines acumulados durante el duro invierno gastronómico…Pero claro, la vida en sociedad en nuestro país, gira en torno a suculentos platos y cualquiera se olvida de ellos y menos cuando no se cuenta con más aliciente que la conversación del vecino, que tantas veces glosa las maravillas culinarias.

Sin embargo existe, al menos en Madrid, una alternativa, una tabla de salvación en el horizonte. ¿Cuál? Acudir a los restaurantes en los que se pueden hacer otras cosas además de comer. Por ejemplo, la recién inaugurada Taberna Agrado, de la calle Ballesta, 1.

Lee el artículo completo en Wapa – Los secretos de Marta

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog