Menu
Menu

Percepciones

Siempre digo que las cosas no son como son, sino como uno las percibe. Que levante la mano quien esté en desacuerdo con estas palabras que igual sirven de justificación a un político, a un futbolista, a un estudiante o a un entrenador. Y como muestra, la satisfacción de los resultados electorales de todos los partidos, obtengan el resultado que obtengan, las explicaciones más disparatadas de los errores más básicos de algunos futbolistas, el constante decir “he aprobado” de tantos estudiantes, cuando pasan un examen y “me han suspendido”, cuando no lo consiguen y las explicaciones peregrinas de los entrenadores intentando que se aplaudan los empates. Ancelotti, sin ir más lejos, ha dado las gracias a sus jugadores por “empatar y casi poder ganar” el partido que disputó contra el Osasuna. Tal vez para justificar que las cosas no le van como le gustaría o quizás porque siente que en realidad no van mal, aunque desde luego no vayan bien del todo, el italiano no dudó en calificar como “difícil de comprender”, la nueva expulsión de Sergio Ramos (y van…), ni de celebrar los primeros 20 minutos del Madrid que calificó de “muy buenos”. Vamos, que el que no se consuela, es porque no quiere. Es verdad que remontar un 2-0 y con diez jugadores está bien…¡Pero estamos hablando del Madrid! Y las cosas, además, se pueden percibir de otra manera! Marcelo, por ejemplo, lamentó el empate y declaró “hemos entrado mal en la primer mitad y cuando reaccionamos era tarde. El empate es como una derrota para nosotros”. Una de dos, o es que alguno miente sin pudor, o es que, sencillamente, sus percepciones son distintas. Ustedes dirán.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog